PRESUPUESTO 2018: CASI US$ 2 MIL MILLONES SE NECESITARÍAN PARA FINANCIAR INICIATIVAS COMPROMETIDAS EN ESTE GOBIERNO

Se acerca la discusión y tramitación de la Ley de Presupuestos del sector público 2018, la que en esta ocasión se enmarca dentro de un año electoral. De esta manera, se abre un nuevo flanco que define aspectos particulares que deberán tomarse en cuenta en la discusión presupuestaria.

Es de vital importancia que el Presupuesto 2018 deje provisionados fondos suficientes, de modo de garantizar los recursos necesarios para la sostenibilidad y la regla fiscal.

Por una parte, interesa la provisión para financiamientos comprometidos, que corresponde a una asignación en las operaciones complementarias de la partida del Tesoro Público, donde se encuentran los recursos para financiar las reformas originadas en este gobierno, los proyectos de ley en trámite y el reajuste de remuneraciones del sector público. Cada una de las iniciativas que implica mayor gasto fiscal, de aprobarse, deben disponer de los recursos para su implementación en dicha asignación.

Considerando algunos de los principales proyectos de ley actualmente en trámite, se estima que el Fisco podría requerir en 2018 al menos $ 525.222 millones para su financiamiento. Si a ello se suma un reajuste de remuneraciones del sector público de, por ejemplo, 3% nominal, se elevaría la necesidad de recursos en aproximadamente $ 750.000 millones. Esto significa que a lo menos $ 1.275.222 millones ya se encuentran comprometidos para financiar iniciativas del presente gobierno.


Por otra parte, resulta particularmente importante en un año electoral que se incorpore al Presupuesto la provisión para la distribución suplementaria, una asignación también en el Tesoro Público presente únicamente en aquellos años de cambio de gobierno, la que sumada a facultades para reasignar conforman lo que se ha denominado como fondo de libre disposición que se deja al próximo gobierno. Estos recursos son necesarios para darle cierta flexibilidad al gobierno entrante para priorizar sus propuestas programáticas. En años electorales anteriores, la provisión ha representado en torno a 0,7% del presupuesto anual, lo que junto a los recursos disponibles vía reasignación, ha rondado los US$ 600 millones.Fuente: Informes financieros de proyectos de ley

Por último, en materia de gasto en personal, preocupa el importante aumento de contrataciones del último tiempo, pronosticándose además un alza, tanto por proyectos de ley que crean nuevos cargos, como por el traspaso de funcionarios a contrata. En efecto, desde 2015 el gobierno se encuentra ejecutando un plan de traspaso de personal a honorarios que ahora quedarían a contrata, lo que totalizaría 14.000 cupos terminando el 2017 (solo este año serán más de 8.000). Aunque el compromiso era mantener la remuneración bruta mensual inalterada, ya hay presiones de trabajadores que aspiran a traspasar al Fisco el costo del pago de su seguridad social. Por su parte, el aparato estatal ha continuado aumentando las contrataciones. Casi el 80% de los empleos asalariados creados en los últimos 12 meses corresponden a empleos en el sector público, lo que ha mantenido convenientemente a raya la tasa de desempleo. Llama a su vez la atención que el gasto en personal del gobierno central aumentara un preocupante 17,9% real en julio. La fiscalización del ítem gasto en personal será, por tanto, de mayor interés durante la tramitación de esta Ley de Presupuestos.

LEA EL TEMA PÚBLICO COMPLETO