Gestión en Salud Pública: MINSAL gasta menos de dos tercios de su presupuesto anual para construir hospitales

Libertad y Desarrollo analizó tres indicadores relevantes a la hora de juzgar el desempeño de la autoridad en salud en materia de gestión: listas de espera, deuda hospitalaria y ejecución del presupuesto de la inversión. Los tres indicadores dan cuenta de un bajo desempeño, lo cual resulta de gran relevancia estando ad portas de la discusión presupuestaria para el próximo año. El Mercurio publicó este análisis, que detallamos a continuación.

  1. Lista de espera bordea los dos millones de casos pendientes por ser resueltos:

Las últimas cifras de listas de espera entregada por el MINSAL corresponde a los casos no resueltos a julio del año 2017, los cuales alcanzaron los 1.895.722 casos para las patologías no GES. Si bien esta cifra resulta algo inferior a la del mes inmediatamente anterior (1.915.526 casos), supera a la de julio del año pasado, mes en el cual las listas de espera llegaron a 1.860.156 casos.

La lista de espera para patologías no GES a su vez se desglosa en la espera por una consulta de especialidad y la espera por iuna intervencion quirúrgica. Las cifras para julio de este año en cada uno  de estos casos se muestra a continuación:

  • Lista de espera por intervención quirúrgica: 275.210 (25.224 más que en julio de 2016)
  • Lista de espera por consulta de especialidad: 1.620.512 (10.342 más que en julio de 2016)

Cabe destacar que el informe de este mes realizó una distinción entre casos y personas en espera, siendo las personas inferior a los casos (porque tanto en consulta de especialidad como en cirugías, una misma persona puede estar a la espera de más de una atención). De hecho, las 1.620.512 consultas por especialidad pendientes a ser resueltas equivalen a 1.407.237 personas; mientras que las 275.210 intervenciones quirúrgicas pendientes a ser resueltas equivalen a 246.843 personas.

Dado que esta es una innovación respecto a la forma en que la informacion es entregada, resulta imposible comparar el número total de personas en espera ni analizar su evolución en el tiempo.

Lo que sí resulta preocupante es la evolucion de los casos de cirugías en espera, las que desde marzo de 2014 han crecido en 41%, pasando de 194.938 a 275.210 casos:

En el caso de las Patologías GES, existen 10.592 garantías de oportunidad retrasadas acumuladas a julio de 2017, más de 4.300 casos más que los acumulados en marzo de 2014.

  1. Deuda hospitalaria creciente y con problemas de incentivos:

  • Durante 2015, la deuda alcanzó un monto final de $131.476 millones, explicada prácticamente su totalidad ($126.817, 96% del total) por la deuda en bienes y servicios de consumo (subtítulo 22). El peak de la deuda ocurrió en septiembre, y fue de $254.679 millones.
  • Aportes extraordinarios del Ministerio de Hacienda durante 2015 de $282.356 millones. En caso de no haber existido estos aportes, el déficit operacional 2015 hubiese sido de $408.786 millones (prácticamente el triple).
  • En 2016, la deuda volvió a alcanzar un nuevo récord: $191 mil millones (casi 50% más que en 2015). Cabe destacar que esto prácticamente triplica el monto de 2012 ($ 64 mil millones). También hubo aportes extraordinarios de Hacienda, esta vez de casi $250 mil millones.
  • Durante 2017 la deuda no ha cedido, más bien sigue creciendo. En abril alcanzaba los $231.466 millones de pesos.
  • La última cifra disponible (información SIGFE al 30 de julio de 2017) da cuenta de un monto por pagar por parte de los Servicios de Salud de $258.698 millones. El monto adeudado según servicio de salud se desglosa a continuación, siendo los SS Metropolitano Norte y Occidente los que registran una mayor razón Deuda/Ppto. Vigente (9,1 y 8,2%, respectivamente)

 

  1. Incapacidad de gestionar eficientemente abultado presupuesto de inversión en salud (subtítulo 31):

Respecto a la ejecución de la inversión sectorial, a julio de 2017 sólo se ha ejecutado 36% del presupuesto inicial destinado a la construcción de hospitales (subtítulo 31), lo que refuerza el magro desempeño que ha mostrado el gobierno en esta materia. Más específicamente, desde 2015 el presupuesto ejecutado en esta materia no ha logrado alcanzar dos tercios del total asignado cada año por la administración Bachelet (2015 64%, 2016 61%).

Esto contrasta con la intención inicial del gobierno de concretar un millonario plan de inversiones en salud, que contemplaba una inversión de US$4.000 millones en 4 años para contar al término del gobierno con 20 hospitales construidos, 20 “en construcción” y 20 “en estudio o licitación”. Esa fue la razón para en el Presupuesto 2015 (tramitado en 2014) destinar a inversión cerca de US$1.000 millones, de los cuales sólo se ejecutaron (tal como se señaló anteriormente) 64%, gran parte del monto original fue reasignado a otros fines (más de $153 mil millones de los $529 mil millones) y la mitad del total ejecutado en el año se realizó durante el último mes del año.

La imposibilidad de ejecutar el presupuesto llevó a que para el año 2016 se entregara un monto inferior al del año anterior, pero aún muy por sobre el del año 2014 (más de $200 mil millones por encima). No obstante la reducción en el presupuesto entregado respecto al 2015, los problemas de ejecución persistieron, y a diciembre sólo se ejecutó 61% de éste.

En 2017 el presupuesto en iniciativas de inversión se volvió a reducir a $350 mil millones. Aun así, a julio de este año sólo se han ejecutado $126 mil millones (36% del presupuesto inicial).

A lo anterior se suma el hecho que en marzo de 2014 el gobierno le cerró la puerta a las concesiones en salud, anulando el proceso de licitación (ya en marcha) de los hospitales Marga – Marga y Quillota-Petorca, además del hospital Sótero del Río. A su vez, optó por no concesionar los hospitales de Curicó, Linares y Chillán.

El cambio en el sistema de financiamiento que implicó desestimar el modelo de concesiones, generó un considerable incremento económico en el costo de las obras adjudicadas y retrasos por más de 3 años en la ejecución de muchos hospitales.

Para la última cuenta pública (1 de junio de 2017) sólo se habían terminado 5 de los 20 hospitales comprometidos: Puerto Williams, Puerto Natales, Porvenir, Puerto Aysén y Salamanca, los de menor complejidad dentro del listado oficial anunciado por el Ejecutivo.

En suma, el magro desempeño del gobierno en materia de inversión en salud se refleja en la inversión ejecutada. Cuando el gobierno señala que “Hemos superado en un 40% en términos reales la inversión en salud que se hizo entre 2010 y 2013" se refiere sólo a la inversión presupuestada, la cual NO es la inversión real en las personas. Sólo en caso que la inversión ejecutada en salud en 2017 sea de 61% (igual a la de 2016), el porcentaje no sería 40, sino sólo 7% mayor.