Se requieren avances y mejoras en la emisión de los Informes financieros

Cuando el Presidente de la República envía un proyecto de ley, necesariamente debe estar acompañado de un Informe Financiero a través del cual se indica si la iniciativa tiene o no un mayor costo fiscal producto de la implementación de la ley.

La relevancia de los Informes Financieros radica en que materialmente, a través de ellos, se pueden contabilizar los recursos públicos que implica la aprobación de proyectos de ley en trámite y, de esta forma, revisar los gastos que son imputados al Tesoro Público.

Libertad y Desarrollo realizó un estudio que en el cual plantea la necesidad de crear una entidad que sea la contraparte de la Dirección de Presupuestos (Dipres) y entrega una serie de otras recomendaciones. “Si bien existen al interior del Congreso dos estructuras que tienen por objeto apoyar la labor legislativa, como son la Biblioteca del Congreso y la Oficina Presupuestaria del Senado, ambas instituciones deben fortalecerse con el objeto de proporcionar información de calidad, fidedigna e independiente, siendo una fuente neutral de información presupuestaria y económica durante el debate”.

Asimismo, indican que junto con fortalecer la institucionalidad propiamente tal, se debería “evaluar la conveniencia que los informes financieros abarquen el impacto que tienen determinados cambios legales en las finanzas municipales”.

De acuerdo al informe de LyD, si bien los municipios no operan a nivel de la Ley de Presupuestos, “en reiteradas ocasiones determinados cambios legales tienen un impacto importante en los gastos que deben asumir los municipios y de los cuales muchas veces no se tiene conciencia al momento de legislar”.

Desde el centro de estudios, afirman que pese a la relevancia que tienen los informes financieros “no existe mayor regulación respecto a cómo se realizan ni tampoco existe espacio para contrastar la información que ahí viene”. Por ello, “en consecuencia, hoy estos informes no están siendo lo suficientemente completos, pues han fallado en entregar información de la disponibilidad real de recursos, los gastos de transición y/o el traspaso de personal”.

Desafíos

El informe de LyD señala que existen una serie de desafíos para mejorar. Por ello, afirman que “se debe partir por entregar instrucciones claras de contenido y difusión de los informes financieros que permitan un análisis acabado del impacto fiscal de los proyectos por parte de los parlamentarios y la ciudadanía”. A ello se suma “la necesidad de robustecer los organismos encargados y receptores de dicha información”.

Sobre este punto, el reporte añade que “es importante considerar la eventual participación de un órgano o consejo independiente que se constituya como una contraparte respecto del contenido de dichos informes, de modo tal que coteje su impacto y estimaciones. Todo lo anterior resulta especialmente relevante frente al escenario de estrechez fiscal que dejará este gobierno, lo que vuelve aún más gravoso comprometer gastos fiscales futuros”.

Leer el ESTUDIO completo aquí 

 

Fuente: Pulso.-