Análisis post primarias: Descontento con presente administración y poca penetración del Frente Amplio

Este pasado 2 de julio, la coalición Chile Vamos demostró con creces su influencia política dentro del electorado nacional. Estas elecciones no solo tuvieron un incremento en los electores, sino que Chile Vamos cuadriplicó la cifra de participación del Frente Amplio, llevándose los votos de estos nuevos sufragados.

Chile Vamos, el referente que agrupa a la UDI, RN, Evópoli y el PRI, logro convocar a más de 1,4 millones de electores. Esto es 75% más que en la primaria de la Alianza en 2013, en la cual sufragaron 808.200 electores.

Por otro lado, el Frente Amplio convocó solo a 327.613 electores, demostrando que no solo no convocó a nuevos electores, sino que tampoco logro la votación histórica que han obtenido las candidaturas testimoniales de las terceras fuerzas de izquierda. En pasadas elecciones estas candidaturas habían obtenido hasta 433,195 votos.

Estos resultados no solo demuestran el descontento con el manejo de la presente administración, sino que también la propuesta radical y rupturista del Frente Amplio no tiene penetración social y no es representativa de la mayoría de la ciudadanía. Los datos muestran que el aparente malestar en nuestro tejido social que ellos plantean se hace presente en acotados sectores de la sociedad como territorialidad urbana.

Dentro de Chile Vamos, la elección muestra un contundente respaldo al ex Presidente Piñera, recaudando el 58% de los votos. Esta cifra duplica el número de votos del Senador Manuel José Ossandón, su más cercano contendor, y más que triplica la votación por el Diputado Felipe Kast. Sebastián Piñera en sí logró más votos que toda la primaria de la Alianza en 2013.

Sin embargo, Ossandón logró consolidar su arraigo electoral en las zonas donde tradicionalmente ha obtenido grandes votaciones al igual que sus comunas aledañas y también logró penetrar en determinadas regiones, mostrando que su apuesta logró cierto grado de penetración nacional. Por otro lado, Felipe Kast obtuvo una votación interesante. Lo que más destacó de su apuesta fue la contundencia de sus propuestas de política pública, muy bien diseñadas en lo técnico. Pero Sebastián Piñera consolidó su liderazgo con sus propuestas de generación de empleos, fortalecer el combate a la delincuencia, recuperar la capacidad de crecer y recomponer los términos del intercambio político sobre la base del diálogo y los acuerdos.

Otro gran derrotado fue la Nueva Mayoría. La incapacidad de alcanzar un acuerdo para que sus adherentes escogieran su candidato provocaron su ausencia en la papeleta mostrando la debilitación del oficialismo debido a la falta de unidad además de un Gobierno que no logra el 30% de aprobación.

Chile Vamos debe continuar con su unidad y debe alienar sus candidatos derrotados para las elecciones generales de noviembre. Los resultados muestran un rechazo hacia el actual gobierno, un mensaje que Chile Vamos debe utilizar para transmitir su posicionamiento divergente.

Leer el Tema Público completo