Actualización de la proyección de crecimiento para 2017: Sinceramiento puede ser insuficiente

La rebaja en las proyecciones de crecimiento del gobierno para 2017, desde el 2,25% con el que se construyo el presupuesto fiscal vigente hasta el actual 1,5% no es sorpresa alguna, y no hace más que alinearse con las proyecciones que tanto el mercado como el Banco Central desde ya hace un tiempo manejaba.  Los impactos de un menor crecimiento económico son múltiples e incluyen, solo por nombrar algunos, una menor recaudación fiscal (mayor déficit efectivo), una menor tasa de reducción de la pobreza, una menor velocidad de expansión de los salarios y una menor incorporación al mundo laboral de mujeres y jóvenes.

Sin embargo, este sinceramiento puede incluso ser insuficiente, tras el IMACEC de mayo dado a conocer el miércoles recién pasado, de tan solo 1,3%. "Parecería cada vez más difícil alcanzar el 1,5% de crecimiento anual que adelantaban Encuestas como la de Expectativas Económicas del BCCh y Consensus Forecast, previo a este último IMACEC, pues se requeriría de una expansión promedio de a l0 menos 2,3% en términos interanuales en lo que queda del año para lograrlo", señala Francisco Klapp, investigador del Programa Económico de LyD.

Grandes bancos con presencia mundial, como JP Morgan, ya pronostican un crecimiento de 1,4% para 2017, por debajo de Colombia, Perú, Uruguay, Argentina, México e incluso Ecuador. Algo que no parece nada fácil, aún tomando en cuenta la baja base de comparación que ayudará al registro del último trimestre, pues no se debe olvidar que en los últimos doce meses la economía chilena se ha expandido apenas un 0,8%, lo que se eleva a tan solo un 1,6% al corregir por estacionalidad y día hábiles, y mirando solo las actividades diferentes de la minería.

"Con todos estos peros, incluso si se alcanzara el mencionado 1,5% de crecimiento, este sería el año de más bajo crecimiento de la actual administración, el más bajo desde la Crisis de 2008-2009 y se cerraría el peor cuatrienio de expansión del producto en 3 décadas", dice el economista de LyD. 

Entre 1986 y 2013, Chile había superado la tasa de crecimiento mundial en 24 de 28 años, algo que no se ha cumplido en los últimos 3 años, que ya con seguridad no se cumplirá en 2017, y que hacia adelante, de acuerdo a proyecciones del FMI,  parecería bastante dificil.