Condicionar la selección a la antigüedad de los colegios amenaza la existencia de proyectos educativos especializados

Eduación EscolarA partir de lo sucedido en el Colegio Salesianos Alameda, se volvió a abrir el debate sobre los procesos de selección de los establecimientos educacionales. En este contexto, el Ministerio de Educación (Mineduc) anunció que reducirá de 30 años a solo 12, el plazo que debe llevar funcionando un establecimiento educacional para tener la posibilidad de seleccionar a parte de su alumnado utilizando criterios académicos (máximo 30% de los alumnos de 7° básico a IV medio).

La ley que pone fin a la selección, establece que el Mineduc autorizará la utilización de procesos de admisión especiales a partir de séptimo básico en establecimientos que -además de acreditar el cumplimiento de una serie de requisitos- tengan proyectos educativos cuyo objeto principal sea desarrollar aptitudes que requieran una especialización temprana o sean de alta exigencia académica.

"En febrero de este año, el Mineduc anunció que uno de los requisitos para suscribir a este sistema de selección especial sería que el establecimiento educacional llevara al menos 30 años funcionando, lo que se contradecía fuertemente con lo acordado durante la discusión de la ley", señala Cristina Tupper, investigadora del Programa Social de Libertad y Desarrollo. El propio Ministro Eyzaguirre señaló durante la discusión en la Comisión de Educación del Senado sobre las condiciones para suscribirse a un régimen de admisión especial que “las condiciones eliminaron elementos históricos, de modo que no es determinante la antigüedad de un colegio”[i] ,

"Si bien la reducción del requisito disminuye su impacto negativo, condicionar el acceso al sistema especial de selección a la antigüedad del establecimiento, sigue siendo un elemento que amenaza la existencia de proyectos educativos especializados", dice Tupper.  Es muy difícil que un proyecto educativo especializado -como los de carácter artístico, deportivo o de alta exigencia académica- sea exitoso sin seleccionar a sus alumnos. "Para lograr la especialización, se requiere trabajar en torno a determinadas aptitudes y conocimientos base, que pocas personas poseen a temprana edad", agrega la experta.

A la vez, la existencia de este tipo de proyectos tiene un importante valor social, primero porque permite a niños y jóvenes desarrollar al máximo sus talentos y luego utilizarlos para generar beneficios que serán aprovechados no solo por ellos, sino que por la sociedad en su conjunto.  En segundo lugar, los proyectos de alta exigencia académica que seleccionan a sus alumnos, son un incentivo al esfuerzo para muchos más alumnos de los que finalmente participan de ellos, con lo que los beneficios no solo provienen del mayor desarrollo de talentos por parte de sus alumnos, sino que del mayor desarrollo de talentos de todos aquellos niños y jóvenes que hicieron un esfuerzo adicional para obtener una vacante.

"Sin embargo, en vez de promover la existencia de estos proyectos y aprovechar sus beneficios, el gobierno parece querer eliminarlos, lo que parece lamentable", declara Tupper.


[i] Informe de las comisiones de hacienda y de educación, cultura, ciencia y tecnología unidas, recaído en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que regula la admisión de los y las estudiantes, elimina el financiamiento compartido y prohíbe el lucro en establecimientos educacionales que reciben aportes del Estado. Boletín N° 9366-04