SIMCE 2016: Persiste el estancamiento

Ayer se dieron a conocer los resultados de las pruebas SIMCE 2016. Si bien no se observan grandes sorpresas, hay algunas cifras que vale la pena comentar.

En relación a los promedios nacionales, el único que presenta un cambio significativo es el puntaje de la prueba de segundo medio de Ciencias Naturales, que lamentablemente se reduce en 8 puntos en relación al año 2015.

En cuanto a las brechas de puntaje que existen entre los establecimientos del grupo socioeconómico alto y el grupo socioeconómico bajo, se observa un cambio positivo en el nivel de sexto básico, tanto en lectura como en matemáticas y ciencias sociales. Sin embargo -explica Cristina Tupper, investigadora del Programa Social de LyDestas mismas brechas se habían ampliado en la medición pasada, por lo que la actual reducción solo compensa este efecto y no significa un avance significativo en relación al año 2013 (primer año en que está vigente el actual currículum, lo que permite comprar los puntajes de las pruebas en el tiempo).

En II medio, sí se observa una reducción persistente en el tiempo en las brechas antes mencionadas. En lectura por ejemplo, la brecha cae 19 puntos entre los años 2006 y 2016 (para este nivel las pruebas sí son comparables con años anteriores a 2013), lo que es un cambio de gran magnitud. Sin embargo, al analizar más de cerca las cifras, se observa que la totalidad de este cambio se atribuye a una reducción en el puntaje obtenido por los establecimientos del grupo de nivel socioeconómico alto. La nivelación por lo tanto es hacia abajo.

"El panorama entonces no es muy auspicioso. Los resultados académicos de nuestros niños se encuentran estancados, y se mantiene una relación positiva entre el nivel socioeconómico de los alumnos y las habilidades que han logrado desarrollar", dice Tupper. En este contexto, llama la atención la evaluación positiva realizada por el Ministerio de Educación de los resultados.  Sin ir más lejos, el principal mensaje durante la entrega de las cifras fue “Se confirma el crecimiento con equidad”.

"Además de esta lectura errada de los resultados, el Mineduc insiste en su política de no desagregar la información del SIMCE", comenta la experta. En esta oportunidad, por primera vez se tomó la decisión de no presentar los resultados desagregados por dependencia administrativa de los establecimientos, lo que es especialmente grave en el contexto de la discusión que se está teniendo en el Congreso sobre el proyecto de ley de “Nueva Educación Pública”.

Lo anterior se suma a la política que ha seguido la Agencia de no permitir la comparación de resultados entre establecimientos, a pesar de que una de sus 5 funciones establecidas por ley es precisamente informar. "Si bien es posible acceder a los resultados de cada colegio a través de la página web de la Agencia, el sitio está diseñado de tal forma que se hace muy difícil obtener los datos para todos los establecimientos de una comuna, o incluso de un barrio", explica Tupper. No existe una herramienta que permita visualizar los resultados de un grupo de colegios, sino que se debe acceder manualmente a cada uno de los informes ingresando el nombre o RBD del establecimiento, información que los padres no necesariamente tienen.

Para Tupper, "la información sobre resultados de pruebas estandarizadas a nivel de establecimiento es un insumo fundamental para la toma de decisiones por parte de los distintos actores del sistema educativo". Además de permitir a los padres identificar los establecimientos que más se adecúan a sus preferencias, la posibilidad de hacer comparaciones entre colegios permite identificar buenas prácticas y establecer incentivos hacia la mejora, por lo que su impedimento es inaceptable.