A propósito del día mundial de la eficiencia energética

Hoy en día una familia puede llegar a ahorrar entre $3.000 y $6.000 pesos al mes en su cuenta final de luz solo por el hecho de haber sustituido el uso de ampolletas incandescentes por ampolletas LED en sus hogares[1]. "Este simple cambio no solo genera un beneficio económico para la familia en particular sino que además genera un beneficio social dado los menores requerimientos de generación eléctrica y consecuente menor nivel de emisiones", explica Jorge Lira, investigador del Programa Económico de Libertad y Desarrollo.


Este domingo 5 de marzo se celebra el Día mundial de la Eficiencia Energética
, concepto que se puede entender perfectamente con el ejemplo de la familia que cambia la manera de iluminar su hogar: "es la capacidad de reducir el consumo de energía, pero conservando la calidad y el acceso a los bienes y servicios requeridos", señala el economista.

Y es que el área energética no se ha quedado abajo del frenético ritmo al que suceden los avances tecnológicos, con lo cual el mundo ha sido testigo de grandes cambios. De esta forma, para hacer frente a las mayores necesidades energéticas,
"no solo hemos procurado generar mayores niveles de energía, sino que se ha puesto foco en la forma en la que la generamos, en sus costos y en el daño que provoca en nuestro medio ambiente", señala Lira. Ya no solo nos contentamos con la creación de una mayor cantidad de watts de energía, sino que en un concepto que se viene proponiendo desde hace unas tres décadas: el de los negavatios (o negawatts) que tienen que ver con los watts que no se generaron en un proceso o actividad económica gracias a la eficiencia energética.

Chile no ha sido la excepción en este proceso. En 2005 se creó el Programa País de Eficiencia Energética con el objetivo de “consolidar el uso eficiente como una fuente de energía, contribuyendo así al desarrollo energético sustentable de Chile” y en 2010 se siguió avanzando con la creación del Ministerio de Energía y la Agencia Chilena de Eficiencia Energética. Estas y otras medidas han buscado impactar en la eficiencia energética de nuestro país, reduciendo la intensidad energética[2]. De hecho, este indicador pasó de 0,18 toe en 1990 hasta 0,14 toe en 2014, lo cual es un avance, pero nos mantiene por sobre el promedio de la OCDE, que al 2014 alcanzaba 0,11 toe[3].

"El gobierno actual sumó también una agenda con un conjunto de propuestas con el fin de seguir reduciendo el consumo energético del país", asegura Jorge Lira. En ésta se incluyen medidas que buscan masificar el desarrollo de la eficiencia energética e introducir este concepto en proyectos de vivienda, construcción y alumbrado público; desarrollar campañas y programas educacionales en eficiencia energética; y avanzar en la creación de un marco legal que convierta a la eficiencia energética en una política de Estado de largo plazo.

Las propuestas para continuar avanzando varían desde la entrega de mayor información y educación energética hasta cambios normativos con medidas restrictivas que podrían abarcar no solo al sector público sino también al privado. "En este sentido, es necesario tener cuidado de no caer en una sobre regulación que pueda terminar por mermar la iniciativa privada, en una economía que ya ha dado muestras de creciente debilidad. Excesivo celo en lo ambiental puede devenir en costos económicos elevados que empeoran las condiciones sociales de un país", señala el investigador de LyD. Buenas políticas, en cambio, pueden significar más protección del medio ambiente junto a ganancias sociales y oportunidades económicas para sus ciudadanos.

"En este día en que celebramos a la eficiencia en el ámbito energético no podemos olvidar que el crecimiento económico sí puede –y debe- ir de la mano del debido cuidado del medio ambiente y los necesarios resguardos sociales", indica Lira. Lo anterior va en línea con el concepto desarrollado por la OCDE del “Crecimiento Verde”, sistema al cual Chile suscribió en 2009 y que promueve este desarrollo como fuente principal para generar progreso social-económico-ambiental.

 


 

[1] Según estimaciones del Ministerio de Energía de Chile.

[2] La intensidad energética mide la relación entre el consumo energético y el producto interno bruto de un país.

[3] Agencia Internacional de Energía (AIE).