Entrevista a Francisco Klapp sobre Índice de Libertad Económica: “La tendencia a la baja preocupa y la seguiremos viendo en los próximos años”

La plena vigencia de la reforma tributaria y laboral podrían seguir impactando la puntuación de Chile en el Índice de Libertad Economía, de acuerdo a Francisco Klapp, investigador del Programa Económico de Libertad y Desarrollo, que participa como patrocinador del informe elaborado por Heritage Fundation. A poco más de un año del cambio de mando en Chile, el experto aseguró que las esperanzas de mejoras están puestas en la próxima administración.

Chile sigue primero en la región, pero pierde puntos ¿Cuál es su balance?

-Hemos venido cayendo desde hace algún tiempo; desde que alcanzamos nuestra mejor posición en 2013, con datos de 2012. Y esto ha ocurrido en prácticamente todos los frentes. El tamaño del Estado ha aumentado, los impuestos han aumentado, la percepción del Estado de derecho se ha visto debilitada. No hemos hecho demasiadas cosas para lograr mejorar nuestra puntuación en la libertad de negocios. Seguimos siendo líderes en la región, en eso no hay duda, pero hay una tendencia que preocupa y el informe es bastante claro en eso.

¿Qué impacto pueden haber tenido la reforma tributaria y laboral?

-Es clave el aumento de la tasa de impuestos a las empresas y, de hecho, este índice todavía no lo captura completamente, porque está con datos hasta mediados de 2016. Sabemos que la reforma tributaria no va a estar en plena vigencia hasta 2018. En ese sentido vamos a seguir viendo un deterioro en ese subíndice. La reforma laboral se aprobó, pero todavía falta ver si se va a traducir en mayor conflictividad y si da un poder demasiado grande de negociación a los sindicatos. Hay una tendencia a la baja que preocupa y la seguiremos viendo en los próximos años.

Pese a la reforma tributaria, el puntaje de Chile en carga fiscal es alto…

-Nosotros en general tenemos una carga fiscal razonable, que ha ido aumentado y por eso se explican los cambios. Pero si los comparas con otros países, que tienen cargas que dañan el crecimiento, estamos bien rankeados. La reforma tributaria, con los tres puntos que eventualmente recaudaría no nos hace retroceder en este ámbito.

¿Hay espacios para mejoras en esta administración o hay que esperar a ver qué pasa en la siguiente?

-Ya este año es difícil que tengamos mejoras, habrá que pensar en la próxima administración. Hay varios espacios de mejora. Obviamente está una revisión a la reforma tributaria, pero también hay otros caminos que se han mencionado pero que no hemos tomado. Por ejemplo, sabemos que el sistema que tenemos en Chile, de compensación cuando un trabajador es despedido, es antiguo. Podríamos movernos a uno que proteja al trabajador a través de seguros u otros que no hagan tan rígido al sistema laboral. Un gobierno de cualquier color podría avanzar en ese sentido.

Chile sigue destacando en el área de salud fiscal…

-Claro. Si bien tenemos tasas de impuestos más altas, tenemos un tamaño del déficit fiscal todavía razonable, regla fiscal y cuentas ordenadas. Siempre se le ha reconocido a Chile su estabilidad macroeconómica, es una de las grandes fortalezas que tenemos.

 

Fuente: Pulso.-