REGULACIÓN DE LA SELECCIÓN DE ALUMNOS: REQUISITOS IMPOSIBLES

Hace pocos días el Ministerio de Educación envió a Contraloría el reglamento que regula el proceso de admisión para los alumnos de 7° básico a IV medio en los establecimientos educacionales que tienen permitido seleccionar a una parte de su alumnado (30%) utilizando criterios académicos. Cristina Tupper, investigadora del Programa Social de LyD, explica que esto es una excepción a la regla general que prohíbe la selección en los establecimientos educacionales que reciben recursos públicos, con la que se busca impedir la desaparición de proyectos educativos especializados.

Específicamente, la ley establece que el ministerio de Educación autorizará la utilización de procesos de admisión especiales a partir de séptimo básico en establecimientos que además de acreditar el cumplimiento de una serie de requisitos, tengan proyectos educativos cuyo objeto principal sea desarrollar aptitudes que requieran una especialización temprana o sean de especial o alta exigencia académica.

"Es muy difícil que un proyecto educativo especializado, como los de carácter artístico, deportivo o de alta exigencia académica, sea exitoso sin seleccionar a sus alumnos. Para lograr la especialización, se requiere trabajar en torno a determinadas aptitudes y conocimientos base, que pocas personas poseen a temprana edad", explica la investigadora.

A la vez, la existencia  de este tipo de proyectos tiene un importante valor social, primero porque permite a niños y jóvenes desarrollar al máximo sus talentos y luego utilizarlos para generar beneficios que serán aprovechados no sólo por ellos, sino que por la sociedad en su conjunto.  En segundo lugar, los proyectos de alta exigencia académica que seleccionan a sus alumnos son un incentivo al esfuerzo para muchos más alumnos de los que finalmente participan de ellos, con lo que los beneficios no sólo provienen del mayor desarrollo de talentos por parte de sus alumnos, sino que del mayor desarrollo de talentos de todos aquellos niños y jóvenes que hicieron un esfuerzo adicional para obtener una vacante.

Lo anterior fue reconocido en parte por el Mineduc[i],  al establecer la mencionada excepción en la ley que prohíbe la selección. Sin embargo, a la hora de redactar el reglamento que establece los detalles para implementar esta excepción, el Ministerio echa pie atrás estableciendo condiciones para los proyectos de alta exigencia académica, que prácticamente ningún establecimiento cumple y que impiden la creación de nuevos proyectos de este tipo.

Uno de los requisitos más restrictivos es el de contar con al menos 30 años de funcionamiento, lo que no tiene ningún sustento técnico y deja fuera a los Liceos Bicentenarios que fueron creados durante el gobierno anterior y que buscan precisamente que existan proyectos de alta exigencia académica en todo el país y no sólo en algunos pocos sectores como ocurría hasta entonces.

El propio Ministro Eyzaguirre señaló durante la discusión en la Comisión de Educación del Senado sobre las  condiciones para suscribirse a un régimen de admisión especial que “las condiciones eliminaron elementos históricos, de modo que no es determinante la antigüedad de un colegio”[ii] , lo que refleja la absoluta contradicción entre la condición de los 30 años establecida en el reglamento y lo que se buscó impulsar con la ley.

Otra restricción se establece por el lado de la demanda, al exigir como requisito para tener un sistema especial de admisión, que los postulantes sean al menos el doble de las vacantes ofrecidas. Muestra de lo restrictivo de este requisito es que el propio Instituto Nacional contó este año con solo 1,5 postulantes por vacante ofrecida.

Así las cosas, serán muy pocos los establecimientos  con proyectos educativos de excelencia académica que logren cumplir con los requisitos para aspirar a un sistema de selección especial, lo que probablemente implicará la desaparición de este tipo de proyectos y con ello, de todos los beneficios sociales que estos conllevan.

[i] En el proyecto de ley original presentado por el Ejecutivo, se permitía a los establecimientos educacionales con proyectos educativos de alta exigencia académica seleccionar al 100% de su matrícula. Sin embargo, durante la tramitación del proyecto, el Ejecutivo presentó una indicación que restringía esta posibilidad solo al 30% de la matrícula, con lo que se redujo bastante el reconocimiento que se hace al valor de este tipo de proyectos.

[ii] Informe de las comisiones de hacienda y de educación, cultura, ciencia y tecnología unidas, recaído en el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que regula la admisión de los y las estudiantes, elimina el financiamiento compartido y prohíbe el lucro en establecimientos educacionales que reciben aportes del Estado. Boletín N° 9366-04