CHILE CAE DEL SÉPTIMO AL DÉCIMO LUGAR EN ÍNDICE DE LIBERTAD ECONÓMICA DE THE HERITAGE FOUNDATION

Hoy se dio a conocer la versión número 23 del Índice de Libertad Económica, elaborado desde 1995 por The Heritage Foundation y patrocinado por Libertad y Desarrollo.

El ranking correspondiente al año 2017, sobre información disponible hasta mediados de 2016, señala que el avance hacia la libertad económica ha aumentado a nivel global por quinto año consecutivo, alcanzando el puntaje promedio más alto desde que se elabora la medición: 60.9.

Chile pierde su séptimo lugar en el Índice de Libertad Económica, aunque aún siendo clasificado como uno de los tres países mayormente libres de América –junto a Canadá y EE.UU- y conservando su liderazgo latinoamericano. Esto es un retroceso en relación al ranking 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016, y en términos de puntaje se ha venido retrocediendo desde el máximo histórico obtenido en 2013 (con información a mediados de 2012) cuando obtuviera 79 puntos. Hoy se obtienen 76.5.

Según el informe, varias medidas emprendidas en los últimos años amenazan la tradición de libertad económica en nuestro país. “Junto con la introducción de medidas tributarias redistributivas, la tasa de impuesto corporativo ha aumentado y está previsto que lo haga aún más. Las reformas laborales se han centrado en el aumento del salario mínimo y el fortalecimiento del poder de negociación de los sindicatos”.

Como antecedentes, el informe de Heritage explica que “La Presidenta socialista, Michelle Bachelet, que ejerce su segundo mandato no consecutivo de cuatro años, se ha alejado de las políticas de su primer gobierno, que apoyaban a las exitosas instituciones pro libre mercado chilenas”.

Adicionalmente, agrega que “Ella (Bachelet) ha empujado reformas mayores y a veces defectuosas de  impuestos, educación, laborales y constitucionales, y la percepción de que hizo la vista gorda al caso de su hijo, han afectado su reputación de confiable y moralmente proba”.

Sin embargo, Chile sigue siendo un líder mundial en materia de libertad económica. La flexibilidad y la apertura han dado al país una impresionante capacidad para adaptarse a shocks externos. “El fuerte compromiso de Chile con el comercio y la liberalización de la inversión se materializa en distintos pactos comerciales. De la misma forma, el sistema judicial independiente respalda el estado de derecho”, explica el análisis de Heritage.

Según Francisco Klapp, investigador del Programa Económico de LyD, la reforma tributaria aprobada en 2014, ya ha comenzado a afectar  la posición de Chile en el ranking a través  del indicador de Tamaño del Gobierno (mayor gasto, carga, y tasa marginal máxima a las empresas). En las próximas mediciones este indicador continuará deteriorándose a medida que las tasas y la carga aumenten de acuerdo al cronograma de la reforma, un proceso de deterioro que recién en el Índice de 2020 podría detenerse (de no mediar nuevos incrementos en el gasto público).

La reforma laboral, cuya aplicación e implicancias aún se discuten, apunta en la misma dirección a través del indicador de libertad laboral, el cual ya se ha deteriorado debido a incrementos irresponsables del sueldo mínimo. En este aspecto, modificar las indemnizaciones por años de servicio desde el actual cargo para el empleador a un esquema más similar a un seguro constituiría una oportunidad de avanzar en flexibilidad sin disminuir la protección del trabajador despedido.

La entrada en vigencia de la Creación de Empresa en un Día (a mediados de 2014 para sociedades por acciones) es un elemento positivo pero que responde a gestiones anteriores a la actual administración y no se observan iniciativas similares que permitan mejorar en el indicador de libertad de negocios en el futuro. Una inflación sostenida por encima del rango meta del Banco Central ha afectado la Libertad Monetaria del país, algo que, sin embargo, no parece ser un riesgo a futuro, pues la inflación ha vuelto a niveles más razonables.

Si bien los aranceles efectivos han continuado disminuyendo de la mano de nuevos acuerdos como la Alianza del Pacifico, las prioridades del actual Gobierno no apuntan en dicha dirección, por lo que difícilmente volveremos a ver mejoras en Libertad de Comercio en los próximos años. Más aún, la reforma tributaria sumada a la desaparición del DL600 más bien apuntan a disminuir la Libertad de Inversión, otro de los componentes de los Mercados Abiertos.

Las recientes caídas en el puntaje, que se vienen experimentando desde que se alcanzara el peak en 2013, son una noticia preocupante, ya que como demuestra un gran número de trabajos empíricos, países bien posicionados en rankings como el de Heritage, que buscan reflejar la libertad económica, tienden a mostrar un mejor desempeño en variables como nivel de ingreso per cápita, calidad del medio ambiente, democracia, progreso social e incluso, felicidad. Obtener un buen lugar en el ranking no es un fin en sí mismo, pero las políticas asociadas a buen desempeño en los indicadores del índice, tienden a traducirse en mejor calidad de vida para todos los chilenos.