Comentarios sobre el Balance de Seguridad Pública

YASMIN ZLa Subsecretaría de Prevención del Delito dio a conocer el Balance de Seguridad Pública del tercer trimestre 2016. Esta medición considera casos policiales y personas aprehendidas por delitos de mayor connotación social  y violencia intrafamiliar, los cuales se obtienen a través de denuncias y detenciones por flagrancia. Las estadísticas entregadas por las autoridades, si bien muestran una disminución en ciertas cifras, éstas no se traducen necesariamente en una baja de los delitos. Más aún se podrían estar omitiendo elementos esenciales en el análisis.

El balance del tercer trimestre de este año, muestra una disminución del 7% con respecto al mismo periodo 2015 en casos policiales de los delitos de mayor connotación social, tales como: robo con violencia o intimidación, robo de objetos de o desde vehículo, robo en lugar habitado, etc. Del mismo modo, se observa una reducción del 7,3% en las denuncias y un 5,7% en las detenciones. Sin embargo, se evidencia un significativo aumento del 28,9% en las denuncias por homicidio, y un 18,1% por violación. Además de un 11,5% en las detenciones por robo por sorpresa y un 10,3% por otros robos con fuerza.

Es necesario aclarar que una disminución en las cifras de denuncia bien podrían relacionarse con un aumento de la llamada “cifra negra”, es decir, con un incremento en la cantidad de delitos que no son denunciados, y no necesariamente con una reducción de los mismos. En cuanto al tipo de  delito, el hurto sigue siendo el ilícito más común (30,2%), seguido por el robo con violencia o intimidación (12,1%), y el robo en lugar habitado (11,3%).

Por otro lado, la última Encuesta ENUSC –principal instrumento de medición de la delincuencia a nivel nacional-, arroja preocupantes cifras tanto de victimización (26,4%) como de revictimización (8,4%). Al igual de un aumento en los delitos más violentos, como es el robo con violencia o intimidación, el cual aumenta un 3,8%.

El combate a la delincuencia sigue siendo una de las principales preocupaciones de los chilenos. En las últimas mediciones se ha reforzado el hecho que la delincuencia no es un simple problema de percepción, sino más bien, una realidad concreta. Frente a esto, si bien el balance arroja novedosas cifras, es necesario no dejar de lado que una disminución en la cantidad de casos policiales y denuncias, no necesariamente refleja una baja en la cantidad de delitos. El Gobierno no debe conformarse, es necesario profundizar los esfuerzos y generar un nuevo enfoque, que efectivamente logre disminuir las actuales cifras de victimización.

Yasmin Zaror, investigadora del Programa Sociedad y Política de Libertad y Desarrollo.-