5 temas destacados del presupuesto del ministerio de energía

El presupuesto del Ministerio de Energía contempla para el 2017 $148.854 millones, lo que corresponde a un 1,9% de crecimiento real. Este incremento parece moderado; sin embargo, esta partida ha crecido un 60% real desde el año 2014, cuando sus recursos alcanzaban los $82.200 millones.

Al analizar esta Partida Presupuestaria, se destacan los siguientes temas:

  1. Mensajes en las Cuentas de Luz

Recientemente, se dio a conocer que el Superintendente de Electricidad y Combustibles instruyó, mediante un oficio a las empresas concesionarias de distribución eléctrica, la inserción de un volante informativo sobre los "beneficios del gobierno en materia eléctrica", con un mensaje firmado por el Ministro de Energía. Este fue distribuido junto a las cuentas de luz del mes de septiembre, que se enviarán a cerca de 65 comunas del país, con el siguiente contenido “¡Su comuna es una de las beneficiadas! El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet propuso en la Agenda de Energía bajar las cuentas de la luz y para lograrlo tomamos las siguientes medidas (…)”. Esto en virtud de la aprobación de la Ley de Equidad Tarifaria, que si bien logra disminuir las cuentas de luz en aquellas comunas, tiene efectos de alza en muchas más del país, pues se trata de un subsidio cruzado.

Cabe hacer presente que estos antecedentes se pusieron en conocimiento de la Contraloría General de la República, para que ésta resuelva sobre la legalidad de la instrucción impartida.

Este punto toma especial relevancia tratándose de un año electoral y considerando que la misma información no se les hizo llegar a quienes verán incrementadas sus cuentas de luz.

  1. Subsidio al Gas en Magallanes

Nuevamente se mantiene el elevado monto de recursos que se transfieren a ENAP por el subsidio del gas de Magallanes. Existen motivaciones políticas que han impedido acotar el subsidio, lo que se traduce en un precio artificialmente bajo, que genera un sobre consumo de combustibles y un déficit creciente para el Fisco.

La ley de gas que se aprobará en las próximas semanas contempla la regulación de tarifas de gas en Magallanes, pero no se hace cargo del valor subsidiado con que se traspasa el gas a la distribuidora. En consecuencia, el cliente final no observa las señales de precios reales, y tampoco se han contemplado cambios a la política de subsidio. En este contexto, se vuelve urgente discutir la mantención del subsidio, donde resulta necesario que se desacople el subsidio indirecto a la electricidad para no afectar el desarrollo de generación ERNC competitiva u otras fuentes alternativas. Es decir, se requiere sincerar los costos a fin de que satisfagan las necesidades de consumo con las tecnologías más eficientes. Si se mantiene artificialmente bajo el precio del gas resulta inviable desarrollar otras tecnologías que podrían no solo generar electricidad de forma más económica, sino que además permitirían reducir, en parte, los montos del subsidio. Al país le conviene corregir estas distorsiones para que las decisiones de inversión no se vean contaminadas por el subsidio.

Junto con ello, este programa no presenta evaluación de programas sociales en el Banco Integrado (BIPS), ni evaluación de programas gubernamentales de la DIPRES (EPG), pese a que involucran importantes recursos públicos. Este tipo de evaluación ayuda a priorizar la entrega de recursos públicos siempre escasos hacia programas con mayor rentabilidad social.

  1. Cambios en los programas de fomento a las ERNC

Dada la masiva penetración de ERNC que ha generado la fuerte reducción de sus costos -tal como quedó demostrado en la última licitación de suministro eléctrico- resulta cuestionable seguir destinando recursos para fomentar su desarrollo, dado que ya que existen múltiples proyectos disponibles a precios competitivos.

Para 2017 se introdujeron cambios a los programas de fomento a las ERNC: caen los recursos destinados al programa Apoyo a Energías Renovables no Convencionales; se elimina el programa Proyecto Energías Renovables no Convencionales; se terminan los fondos destinados Centro Nacional para la Innovación y Fomento de las Energías Sustentables (CIFES) de CORFO; y se reviven los recursos destinados al Comité Innova Chile (Proyecto ERNC). Es decir, se produce una reestructuración, pero siguen existiendo una serie de programas destinados a promover las energías renovables no convencionales, lo que resulta inexplicable.

  1. Plan Acción de Eficiencia Energética

Dado el incremento en un 48% para el presupuesto 2017,  resulta relevante considerar un mecanismo de evaluación de desempeño de este programa, así como sus alcances y resultados.

De acuerdo a lo señalado por el Ministerio, se incluyen recursos programados para el Recambio de Luminarias por un monto de $13.414 millones, “favoreciendo al año 2018 a un total de 101 comunas a lo largo del país”. No se dispone de información sobre los criterios de asignación de estos recursos a las distintas comunas seleccionadas.

  1. Uso de leña

La leña representa para la zona sur del país el 75% de la energía residencial y, sin embargo, no existe regulación integral para ésta.

Su uso genera importantes externalidades, incluyendo altos riesgos para la población por efecto de la contaminación atmosférica, razón por la cual se han incorporado restricciones a su uso en los respectivos Planes de Prevención y Descontaminación Atmosférica. El problema de dichos Planes es que enfrentan falencias a la hora de la fiscalización, lo que resulta determinante para el cumplimiento de los objetivos de descontaminación buscados, razón por la cual sería importante saber si será considerada la leña como combustible sólido, para que la SEC pueda ejercer sus facultades fiscalizadoras sobre ella.