LIBERTAD ECONÓMICA: CHILE SE ESTANCA SEGÚN ÍNDICE DEL FRASER INSTITUTE

Chile se situó en el lugar N° 13 entre 159 países en el Economic Freedom of the World: 2016 Annual Report dado a conocer hoy por Fraser Institute.

El índice es elaborado en cooperación con la Economic Freedom Network (Red de Libertad Económica), una alianza de institutos autónomos de investigación –entre ellos Libertad y Desarrollo- de 100 países alrededor del mundo. La libertad económica se mide en cinco diferentes áreas –tamaño del gobierno, sistema legar y derechos de propiedad, estabilidad monetaria, libertad para el comercio internacional y regulaciones- que agrupan 42 variables cuyos pilares son la elección individual, el intercambio voluntario, la libertad para competir en los mercados y la seguridad de la propiedad privada.

La marca obtenida por nuestro país representa una caída de 1 puesto desde lo obtenido en el reporte anterior, pero una caída de 5 puestos desde que Chile alcanzó su mejor posición en el informe de 2012 –con datos 2010-. Más allá del ranking, al observar los puntajes con la metodología encadenada, que es aquella más adecuada para evaluar movimientos, pues sólo considera aquellas variables que formaban parte del índice el año anterior con el que se compara, se observa una caída sistemática desde 2007, pasando de un puntaje de 8,04 a 7,86, en una escala de 0 a 10.

Una vez más Hong Kong estuvo a la cabeza del ranking, seguido por Singapur, Nueva Zelanda y Suiza.  A nivel mundial, el puntaje promedio (encadenado) se mantiene estable  acercándose a los niveles máximos alcanzados antes de la crisis 2008-2009. El avance a nivel mundial en términos de libertad económica es notable desde comienzos de los ochenta, pero debe destacarse que la mayor parte del cambio se experimento antes del año 2000 y desde entonces lo avances han sido más bien marginales. El mundo –qué duda cabe- es un lugar hoy con mayor libertad económica que hace 3 décadas y la mayor parte del cambio se explica por importantes reducciones en las tasas marginales máximas de impuesto, la estabilización de la inflación y la liberalización de comercio internacional. Esto es especialmente cierto en el mundo emergente, donde en 1985 el índice (encadenado) era de apenas 5,0 hoy alcanza 6,7.

En Chile los puntajes obtenidos en las cinco categorías con datos de 2014 son:

  • Tamaño del Gobierno: 7,99 puntos (N °18), aquí el puntaje sufre una pequeña disminución respecto de años anteriores, y lo que se traduce en una caída en el ranking (desde el puesto N° 15). En particular un aumento en el tamaño del gasto de gobierno ha deteriorado la posición del país, lo que debería incrementarse en mediciones futuras a medida que los datos vayan incorporando la Reforma Tributaria.
  • Sistema Legal y Seguridad de la Propiedad Privada: 6,94 puntos (N° 31), muy similar a reportes anteriores, con disminuciones en el puntaje producto de una peor percepción por parte de los expertos consultados en el Global Competitiveness Report del Foro Económico Mundial a partir del cual se obtienen muchas de las variables de esta sección.
  • Estabilidad de la Moneda: 8,93 puntos (N °69), en este caso el aumento de la inflación por sobre la meta del Banco Central y un mayor crecimiento de la masa monetaria (respecto del producto) perjudicaron a este indicador, alejándonos aún más de los buenos resultados de mediados de la década del 2000.
  • Libertad Para el Comercio Internacional: 8,35 puntos, por encima de los 8,11 puntos obtenidos el año anterior, con lo que el país se ubica en el puesto N° 16 a nivel global, lo que sin duda genera un tremendo orgullo, pero es de todas formas un retroceso respecto al 12° lugar de 2013.
  • Regulación Crediticia, Laboral y de los Negocios: 6,93 puntos (N° 90), como de costumbre este es uno de los puntos débiles de nuestro país y por lo tanto donde existe mayor espacio para mejorar.

De este modo Chile parece bastante estancado, con pocas mejoras y algunos retrocesos, respecto a la última medición, pero relativamente peor en prácticamente todos los indicadores respecto de 2005 e incluso a 2010. Llaman la atención especialmente como en variables “blandas” o de clima de negocios, más difíciles de evaluar como la corrupción, el Estado de Derecho o la burocracia, y que por lo tanto implican que se recurra la opinión de un panel de expertos, Chile empeora.

Este índice incluye datos comparables hasta 2014, por lo que conociendo los últimos sucesos en el país resulta difícil pensar que experimentaremos mejoras en los próximos años. El aumento del gasto público (tanto en consumo como transferencias), los mayores déficits fiscales, la inflación y en general la aún más deteriorada percepción del ambiente para hacer negocios y el sistema legal en general, se harán manifiestos. Mirando hacia adelante, al considerar las reformas aprobadas, el futuro más allá del año que corre tampoco es demasiado prometedor. Y si bien la rebaja en la tasa marginal máxima de impuesto a la renta de las personas si se reflejará como una mejora en el índice, pues este no considera directamente otros elementos del sistema impositivo, elementos como la reforma laboral primarán en la baja.

Si bien Chile sigue siendo el país de Latinoamérica mejor ranqueado, seguido por Costa Rica (N° 28) el retroceso es un llamado a seguir avanzando hacia mayor libertad económica y sobre todo a no retroceder en todo lo que se ha avanzado en los últimos 30 años, cuando Chile apenas si superaba el lugar 50 (de sólo 100 países que se evaluaban) de este importante índice.