Elección de Intendentes: Algunos antecedentes para la discusión y por qué no se debe legislar ahora

El gobierno ha planteado que quiere que en estas semanas el Congreso apruebe las reformas legales que permitan la elección de Gobernadores Regionales el próximo año.

Dado que en reiteradas ocasiones se le ha planteado al gobierno la inconveniencia de elegir autoridades regionales sin antes iniciar un proceso de traspaso de competencias y recursos, fortaleciendo la autonomía de las mismas y contando con una institucionalidad que les permita realmente hacerse cargo del desarrollo de la región, el gobierno ha entregado un protocolo de acuerdo que pretende ser un acuerdo político para futuras reformas legales en las cuales se debiera avanzar hacia mayores competencias y recursos, y también mayor autonomía por los gobiernos regionales.

Resulta lamentable que en estos tres años, el gobierno a través de la SUBDERE no haya sido capaz de presentar un proyecto concreto en materia de descentralización y fortalecimiento de los gobiernos regionales, que haya permitido enfrentar la discusión sobre la elección de Gobernadores Regionales ya con avances concretos en la materia.

En cambio, ahora, con los plazos encima, el Gobierno con la finalidad de alcanzar un acuerdo político para poder destrabar la reforma que permite la elección de los Gobernadores Regionales, ha presentado en forma apurada un esbozo de carta de navegación que se compromete a liderar, si y sólo si se aprueba la reforma constitucional que permite la elección de Gobernadores regionales antes de fin de este mes, es decir, en las próximas tres semanas.

Reformas de esta naturaleza no pueden hacerse a la rápida, los cambios institucionales deben hacerse prestando atención a los más mínimos detalles. Hoy en día toda la burocracia estatal lleva a que los gobiernos regionales tengan un muy limitado espacio para poder gestionar realmente su región. ¿Ello de qué forma se va a modificar? Existen más interrogantes que certezas al respecto.

La SUBDERE cuenta con múltiples programas y proyectos, ellos se van a descentralizar. ¿Será la SUBDERE quien supervisará a las nuevas autoridades electas? Los recursos que administra y que entrega a regiones y comunas con importantes espacios de discrecionalidad, ¿seguirán igual?

Elegir a autoridades regionales que no tendrán funciones, atribuciones o recursos para llevar adelante una gestión descentralizada, sin una institucionalidad regional bien diseñada e implementada, será perjudicial para las propias regiones.

Esperamos que el gobierno en el más breve plazo, presente al Congreso un proyecto de ley que efectivamente implique el traspaso de competencias, funciones, atribuciones y recursos. En la medida que efectivamente se tenga una institucionalidad regional madura, podremos discutir la elección de sus autoridades. Invertir el orden de las reformas será perjudicial para el propio proceso de descentralización.

Bettina Horst, Gerente General de Libertad y Desarrollo.-