Giuliani por delincuencia: es importante contar con voluntad política por parte de las autoridades

La visita del ex alcalde de Nueva York (1994-2001), Rudolph Giuliani, y su efectivo combate a la delincuencia en esa ciudad, nos entrega ciertos lineamientos para afrontar la crítica situación que vivimos como país en la materia. La delincuencia sigue siendo el tema que más nos preocupa como sociedad, y en la cual el Gobierno obtiene una de sus peores evaluaciones (92% de los chilenos desaprueba el manejo de la delincuencia, según la última Adimark). Además, dicho escenario empeora al revisar las más recientes mediciones, en las cuales se aprecia notable aumento en los niveles de victimización, temor y percepción del delito, en conjunto con un incremento en los delitos más violentos.

Entendiendo que el combate de la YASMIN Zdelincuencia debe considerar políticas orientadas al corto y largo plazo, Giuliani considera que un primer paso debe ser la generación de un diagnóstico sincero, que venga acompañado de metas específicas en la materia. Ciertamente, en este punto cobra vital importancia el establecimiento de estrategias de carácter sistémico y orientado a resultados. Un ejemplo claro de lo anterior, es la necesidad de aumentar la coordinación de Carabineros y la Policía de Investigaciones (PDI), como también de todos los actores involucrados en la persecución del delito, esto sin desconocer los avances obtenidos gracias a  la Agenda Corta Antidelincuencia en la materia. Del mismo modo, la optimización de instrumentos tecnológicos –como fue la instauración del Banco Unificado de Datos-, contribuiría a otorgar una mayor eficacia a las acciones policiales.

A pesar de todo lo anterior, una de las principales lecciones que nos deja Giuliani en su paso por nuestro país, es la importancia de contar con voluntad y liderazgo político por parte de las autoridades. Sólo contando con ellas será posible llevar a cabo acciones que efectivamente reduzcan tanto las cifras de victimización, como de percepción y temor en los ciudadanos.