Panorama Social 2015: 7 millones de nuevos pobres en América Latina

Malas noticias trae el recién publicado informe de la CEPAL[1]: en América Latina 175 millones de personas (un 29,2%) vivirían en pobreza el 2015, 7 millones más que el año que le antecede. También habría aumentado en 5 millones la población en situación de indigencia y el 2015 habrían 75 millones de individuos (un 12,4%). Detrás de este preocupante aumento en las estimaciones, y a pesar de la baja que habría presentado Chile entre 2009 y 2013, vale la pena volver a enfocar la agenda de la política social en los más pobres, especialmente en épocas donde el crecimiento económico esta decaído.

"Panorama Social de América Latina" es una publicación que prepara anualmente CEPAL. En este documento son actualizadas las cifras de la pobreza en la región sobre la información disponible al año 2014. Este documento permite contextualizar la situación de Chile con respecto la región.

En el Gráfico N°1 se observa que desde el 2002 la tasa de pobreza e indigencia de la región estaba disminuyendo y que durante los últimos años se estaría estacando esta reducción e incluso aumentando. Entre el 2002 y 2015, según las estimaciones de la CEPAL, la pobreza habría pasado de 43,9% (225 millones de personas) a 29,2% (175 millones de personas).

grafico 0 cepal

A pesar del aumento en la tasa de pobreza en la región, Chile es el tercer país que más redujo su tasa de pobreza en el último tiempo. Las mayores variaciones de la tasa anual fueron Uruguay  (-14,9%); Perú (-9,8%) y Chile (-9,1%). Por el otro lado, Venezuela elevó su pobreza a una tasa equivalente anual de 4,9%, le sigue México (2,9%) y Honduras (2,3%) (Gráfico N°2).

grafico 1 cepal

A pesar de la importancia que le asigna este documento al incremento del gasto social, si éste no es focalizado, no se traduciría necesariamente en una reducción en la tasa de pobreza. La receta para reducir la pobreza sigue siendo que las personas mejoren su capacidad de generar recursos, lo que implica potenciar el desarrollo de herramientas que promuevan la generación de empleo o de capacitación para mejorar su situación laboral actual. Cambios que claramente requieren de un gran esfuerzo personal, en especial si se proviene de una situación poco privilegiada, pero sin duda también requiere de una economía que siga creciendo y creando más puestos de trabajo.

Estamos ante un panorama desalentador: un escenario de bajas tasas de crecimiento económico y de políticas sociales poco focalizadas y poco efectivas en la lucha contra la pobreza (como, por ejemplo, el bono marzo permanente). El aumento en la tasa de pobreza de la región es un llamado de atención para que la superación de la pobreza siga siendo prioridad en la política social. Además, su superación también requiere de más crecimiento económico y más inversión para que se creen más oportunidades laborales. Se debe recordar que en Chile el crecimiento económico explicaría dos tercios de la reducción de la pobreza en los últimos 25 años[3].

 


[1] CEPAL (2016). Panorama Social de América Latina 2015. CEPAL, Publicación de las Naciones Unidas.

[2] Los datos 2015 corresponden a una proyección.

[3] Más antecedentes en Henoch, P. y J. Larraín (2015). “El rol del crecimiento económico en la reducción de la pobreza”. Libertad y Desarrollo, Serie de Informe Social N° 154.