Se mantiene baja tasa de desempleo, pero ojo con salarios y número de horas trabajadas

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer la cifra de desempleo correspondiente al trimestre comprendido entre noviembre 2015  y enero de 2016 de un 5,8%, cifra idéntica al  trimestre pasado y 0,4 menor que el mismo periodo de 2014/2015.

F klappFrancisco Klapp, investigador del Programa Económico de LyD, explica que el empleo se ha mostrado excepcionalmente estable pese a que nuestra economía cumple ya más de dos años de un crecimiento francamente decepcionante, aunque aún lejos de una recesión como la experimentada en 2009 o 1997-1998, periodos en los cuales las tasas de desempleo sí se dispararon por sobre los dos dígitos. Es en este contexto que la tasa de desempleo, ayudado por la construcción que aún muestra dinamismo en el sector habitacional anticipándose al alza de impuesto (con más de 63 mil nuevos empleos en 12 meses) se ha logrado mantener estable. "Eso sí, el menor crecimiento sí está afectando el mercado laboral por lo que resulta indispensable prestar atención a otros indicadores, por ejemplo, la tasa de participación relativamente estancada, producto de una Fuerza de Trabajo que crece más lento que en el pasado, salarios –tanto nominales como reales- expandiéndose mucho más lento, y una composición de los nuevos empleos sesgada hacia el empleo por cuenta propia, el cual -si bien no es necesariamente de menor calidad en todos los casos- sí presenta una participación importante de personas que ejercen trabajos más bien informales, por ejemplo en la vía pública", señala el economista.

En la misma línea que lo anterior, si se piensa en el volumen total de horas trabajadas en nuestra economía, este muestra una expansión bastante discreta, ya que si bien la ocupación se expande (2% en 12 meses) el promedio de horas trabajadas por cada persona cae en un 0,5%. De hecho, en el trimestre anterior la caída en el número de horas promedio fue lo suficientemente grande para opacar todo el aumento en la ocupación que se había registrado.

En concreto, esta expansión de la ocupación de 2,0% en 12 meses, se explica por una caída de los empleadores de un 4,3% -pero con una baja incidencia-, un empleo por cuenta propia que crece un 7,2% incidiendo 1,4 puntos, es decir prácticamente tres cuartos de la expansión; y empleo asalariado que deja de ser el motor principal con un 1,1% de expansión y 0,8 puntos de incidencia, ya prácticamente sin respaldo de creación de empleos en la categoría de Administración Pública y Defensa, que a fines de 2014 y comienzos del año pasado llegó a explicar casi dos tercios de la creación de empleo.

crecimiento fuerza de trabajo y ocupacion

"Lo anterior acompañado de una expansión de la fuerza de trabajo, de 1,7% versus igual periodo de 2014/2015, explica el descenso de la tasa de desocupación y la caída en el número de desocupados, a la par de un aumento significativo de los inactivos, lo que debe ser monitoreado", asegura Klapp.

En términos de calidad de empleo, también se aprecia cierta estabilidad. En cuanto a los indicadores de empleo asalariado, 86,4% declaró contar con contrato escrito, lo que representa prácticamente una mantención desde el 86,2% de igual trimestre de 2014/2015, mientras que los asalariados con contrato indefinido se mantienen en 12 meses, en un 69,8%.

Para Klapp, "en el actual contexto de débiles expectativas para el crecimiento, el eventual final del impulso excepcional que ha entregado el sector construcción, sumado a una inevitable normalización del gasto público, son elementos que llevarían a que una vez concluido los meses de verano observemos tasas de desempleo más elevadas, consistentes con el mencionado escaso dinamismo".