Disminuye la tasa de desocupación, pero con una mediocre creación de empleo

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer la cifra de desempleo correspondiente al trimestre comprendido entre octubre y diciembre de 2015 de un 5,8%, lo que equivale a un leve descenso de 0,3  puntos porcentuales respecto del trimestre pasado y de 0,2 respecto al mismo periodo de 2014, con lo que la tasa promedio del 2015 alcanza un 6,3%.

Fco KlappFrancisco Klapp, investigador del Programa Económico de LyD, explica que el empleo se ha mostrado bastante estable, pese a que nuestra economía cumple ya dos años con un crecimiento decepcionante. Sin embargo, es importante volver a insistir en que estamos aún lejos de una recesión como la experimentada en 2009 o 1997-1998, periodos en los cuales las tasas de desempleo sí se dispararon por sobre los dos dígitos.

Así, la tasa de desempleo, apuntalada por el crecimiento del empleo público a fines de 2014 y comienzos de 2015 y ayudado por la construcción -que aún muestra dinamismo en el sector habitacional anticipándose al alza de impuesto, con 44 mil nuevos empleos en 12 meses- se ha logrado mantener estable. Eso sí, este fenómeno ha sido acompañado de una tasa de participación estancada, producto de  una Fuerza de Trabajo que crece más lento que en el pasado lo que se traduce en un aumento de los inactivos que debe ser monitoreado, además de salarios –tanto nominales como reales- expandiéndose mucho más lento. "Si se piensa en el volumen total de horas trabajadas en nuestra economía, este no mostró aumento alguno –en 12 meses- puesto que sí bien la ocupación se expande el promedio de horas trabajadas por cada persona cae en la misma proporción. Sin duda, un elemento que ilustra muy bien el poco dinamismo actual de nuestro país", explica el economista.

En concreto, la expansión de la ocupación de 1,5% en 12 meses (por debajo de lo registrado en años recientes), se explica por un aumento de los empleadores de un 0,7%, con una nula incidencia; un empleo por cuenta propia que crece un 3,5% incidiendo 0,7 puntos; y empleo asalariado que continúa como motor principal con un 1,4% de expansión y 1,0 puntos de incidencia, es decir, prácticamente dos tercios del nuevo empleo, aunque en los últimos meses más respaldado por el empleo por cuenta propia y ya prácticamente nada por la Administración Pública y Defensa, que a fines de 2014 y comienzos del año pasado llegó a explicar casi dos tercios de la creación de empleo.

crecimiento fuerza de trabajo

Lo anterior acompañado de una expansión de la fuerza de trabajo, de 1,3% versus igual periodo de 2014 (también por debajo de lo registrado en los últimos meses), explica el descenso de la tasa de desocupación y la caída en el número de desocupados.

En términos de calidad de empleo, también se aprecia cierta estabilidad. En cuanto a los indicadores de empleo asalariado, 86,7% declaró contar con contrato escrito, lo que representa prácticamente una mantención desde el 86,6% de igual trimestre de 2014, mientras que los asalariados con contrato indefinido mejoran 0,8 puntos en 12 meses, alanzando 71%. Por su parte, el número promedio de horas efectivamente trabajadas tanto para el total de los ocupados como los asalariados, muestran deterioro respecto a igual trimestre de  2014, pasando de 39,44 horas semanales a 38,86 y de 40,75 a 40,19, respectivamente. El porcentaje de personas que trabaja más de 45 horas también cae de 24,3 a 21,6%.