Resultados PSU: Nuevos problemas para la gratuidad

Ayer se dieron a conocer los resultados de la PSU, prueba que es utilizada por 33 universidades (25 pertenecientes al CRUCh y 8 fuera de éste) para seleccionar a sus nuevos alumnos.

MPA 2013"En primer lugar, es necesario dar cuenta de la falta de información detallada en torno a este proceso; sólo a través de la prensa se han dado a conocer datos y puntajes promedio, pero el DEMRE no ha publicado las bases de datos ni estadísticas o análisis que permitan explicar mejor los resultados", afirma María Paz Arzola, investigadora del Programa Social de LyD. Así, es sorprendente que, frente a la caída en los puntajes nacionales, la directora del DEMRE se remitiera a señalar a los medios de comunicación algunas conjeturas que podrían explicarla, pero no se basó en estudios acabados a partir de los resultados de las pruebas, que permitieran sacar conclusiones confiables al respecto.

"Cuando el DEMRE es la única institución que concentra la información –y que el público general no tiene acceso a ella-, es inentendible que no se cuente ya con explicaciones y análisis apropiados para responder este tipo de interrogantes, agrega Arzola". La especulación se justifica sólo cuando no hay información, pero en el caso del DEMRE, esto no aplica.

En segundo lugar, es bueno recordar que esta evaluación no sólo se usa para la admisión, sino también, en conjunto con la revisión del requisito socioeconómico, para determinar la entrega de ayudas estudiantiles. En lo que dice relación con becas y créditos, se exige la obtención de un puntaje mínimo en la PSU[1], mientras que en el caso de la gratuidad recién aprobada para los alumnos del 50% de menores ingresos, sin bien no se explicita el deber de cumplir con un requisito en cuanto a puntaje PSU, éste está implícito al ser una condición necesaria para la selección en las 30 instituciones que suscribieron a la gratuidad para el año 2016[2].

educacion superior 1Es en este contexto que cobran especial relevancia los defectos que tiene esta prueba, y que se han advertido desde sus inicios. El más conocido, el hecho de que ésta es una prueba que mide contenidos, y por ello perjudica especialmente a los alumnos más desaventajados, que provienen de establecimientos en que simplemente no se logran ver adecuadamente todos los contenidos. "Siendo ésta una política pública que, al menos en el papel, fue concebida para favorecer a los alumnos de bajos recursos que podrían estar viéndose restringidos de acceder a la educación superior meramente por razones económicas, es posible que muchos de ellos se vean perjudicados por el hecho de que esta prueba mide conocimientos y no aptitudes", asegura Arzola.

Asimismo, hay otro defecto de la PSU que este año cobra especial relevancia: su bajo poder para predecir el éxito futuro del alumno en la educación superior. Y es que la gratuidad, al disminuir el costo privado de estudiar, es probable que termine incentivando que más jóvenes, a pesar de no tener el mérito suficiente, quieran ingresar a la universidad. "Esto podría traer un problema futuro que no fue considerado: el aumento en la deserción. Ésta será una política incompleta e inefectiva si es que sólo asegura el acceso, pero no que quienes lleguen a esta etapa sean capaces de tener éxito", admite la economista.

Así, surgen con los resultados de la PSU nuevas interrogantes en torno a la gratuidad, las que por cierto no fueron suficientemente sopesadas durante su acelerada tramitación. Si bien se deja con esto una tarea para las universidades, también es necesario que el sistema de selección de alumnos cumpla con su parte.


 

[1] Así por ejemplo, para poder optar a alguna beca de arancel se requiere de un puntaje de al menos 500 puntos (aunque en el caso de becas para educación superior técnico profesional este puntaje se reemplaza por notas de enseñanza media) y para el Crédito con Aval del Estado y del Fondo Solidario, de 475 puntos.

[2] En rigor, de las 30 universidades que suscribieron a la gratuidad, 28 participan del sistema de admisión único vía PSU: las 25 universidades del CRUCh, más la Diego Portales, Finis Terrae y Alberto Hurtado. Las 2 restantes (Autónoma y Católica Silva Henriquez) exigen a lo menos PSU rendida con 450 puntos (en algunas carreras el requisito es mayor).