Intento parlamentario por regular los despidos colectivos        

Ya han pasado 9 meses desde la presentación en el Congreso del proyecto de reforma laboral, que como es de conocimiento público pretende empoderar a los sindicatos mediante titularidad sindical y fortalecer el mecanismo de la huelga como instrumento de presión exorbitante.

El proyecto se encuentra en plena discusión en particular en el Senado, por lo que la Comisión de Trabajo de la Cámara al verse un poco abandonada por el proyecto laboral que concentra todas las miradas, ha decidido incentivar la tramitación de algunas mociones, que en caso alguna podrían ser calificadas de inofensivas para el mercado del trabajo.

Uno de estos proyectos, es el que dice relación con la regulación de los despidos colectivos, es decir, términos a relaciones laborales de un grupo de trabajadores que representen el 10% de la empresa esgrimiendo razones de fuerza mayor o caso fortuito, o de necesidades de la empresa en un lapso de 60 días. La iniciativa señala que en Sergio Morales Cestos casos estos despidos sólo podrán hacerse efectivos mediante autorización de la Inspección del Trabajo, quien podrá disponer sin resolución judicial la nulidad del despido y ordenar el inmediato reintegro de los trabajadores. "En otra palabras, se traspasa las funciones de administración y dirección del empleador o del dueño de la empresa, a un órgano estatal y político externo, quien determinará, sin control jurisdiccional, la procedencia del término de una relación laboral, vulnerando así derechos fundamentales como son los derechos de propiedad, de desarrollo de actividad económica, asociación, y libre contratación", explica Sergio Morales, abogado del Programa Legislativo de Libertad y Desarrollo.

Considerando situaciones de dificultades económicas tanto a nivel empresa como a nivel país e incluso posibles impactos que la entrada en vigencia de la reforma laboral pudieran provocar, este proyecto no es casual, pues podría transformarse en una mala herramienta que condujera a controlar decisiones de ajuste en una empresa de manera artificial y antojadiza. "Es de esperar que iniciativas como éstas sean abandonadas y sustituidas por iniciativas que apunten a mejorar la capacitación y formación de trabajadores, de modo tal de asegurar un equilibrio entre productividad, empleo y remuneraciones", afirma Morales.