Nuevo registro del IPC: Alta Inflación y Bajo Crecimiento

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer el registro para junio del IPC, el cual registró una variación mensual de 0,5%, prácticamente duplicando las expectativas del mercado, recogidas tanto de la Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) como en la Encuesta de Operadores Financieros (EOF).

Con este nuevo registro para junio, la variación en 12 meses vuelve a escaparse del rango meta del BCCh alcanzando un 4,4% de variación en 12 meses, esto luego de que el mes pasado por primera vez tras 14 meses se registrará un resultado coherente con el mencionado rango meta del Banco Central.

IPC klapp

En concreto, nueve de las doce divisiones de la canasta presentaron aumentos en sus precios, liderados por  Transporte (con un aumento de 1,3% mensual), división que, como es sabido, representa una importante fracción de la canasta con un 14,5% lo que se traduce en una incidencia de 0,138 puntos porcentuales, nuevamente influido por el alza en el precio de los combustibles. A este le sigue, la división Vivienda y Servicios Básicos (13,8% de la canasta), con un incremento mensual de 1,0% y una incidencia de 0,138 p.p.

Francisco Klapp, investigador del Programa Económico de LyD, explica que el indicador agregado (IPC) no continúa por la senda de moderación, que transitaba desde hace ya más de un semestre, pero más preocupante es que todos los indicadores subyacentes, que excluyen los productos más volátiles (como alimentos y energía) y los cuales habían más lentamente empezado a converger, también repuntan. Es decir, vemos que este repunte de los precios se da en bienes y servicios, transables y no transables, excluyendo combustibles e incluso saltos puntuales en tarifas reguladas, es decir, pareciera ser algo más de fondo.

Fco. KlappUno de los elementos que estaría atrasando la convergencia, agrega Klapp, es la fuerza con al que se ha vuelto a depreciar el peso frente al dólar, en junio y que continúa en julio. Si bien, no es razonable esperar que la depreciación del peso respecto al dólar continúe indefinidamente, podría atrasar bastante la vuelta al centro del rango meta. Algo similar sucede con la fuerte expansión del gasto público en lo que va de 2015, una política que si bien puede y debe ser utilizada para suavizar los ciclos económicos, en un contexto donde causas más profundas como la incertidumbre regulatoria y el aumento de impuesto han frenado el consumo y la inversión, es una potencial fuente de presión sobre los precios.

En cuanto a las cifras de las medidas de inflación subyacente, el IPCX, que excluye combustibles, frutas y verduras frescas, experimentó una variación de 0,5% con respecto al mes anterior, en línea con el IPCX1 (0,4%), que corresponde al IPCX menos carne y pescados frescos, tarifas reguladas de precios indexados y servicios financieros. Como resultado de lo anterior, la inflación subyacente, IPCX, en doce meses disminuyó con respecto al mes previo, alcanzando un 5,4% interanual, mientras que el IPCX1 alcanza un 5,0%. Por su parte, y a diferencia de fines de 2014 y los primeros meses de 2015, la inflación de transables fue alta y positiva con un 0,5% aunque mucho menor que le elevado registro de abril de 0,7%. En el caso de no transables, el registro mensual tuvo una variación de 0,5%  lo que se traduce en un aumento del  indicador interanual que llega a un 5,0%.

"Con este nuevo antecedente, resulta más difícil que la variación interanual del IPC en diciembre se encuentre ya por debajo del 3,5% que se estimará previamente", señala Klapp. En las próximas reuniones de Política Monetaria, tras los claros mensajes del Banco Central, considerando esta última sorpresa y la inevitable subida de tasas en EE.UU., la probabilidad de nuevas bajas en la TPM parece muy acotada, pese a los malísimos resultados del IMACEC en abril y mayo. Así, la normalización de la TPM parecería –de no existir nuevas sorpresas- de todas formas muy probablemente en la primera mitad 2016.