Rosanna Costa en Pulso: “Iniciar el debate constitucional me parece mal porque le resta al trabajo de la comisión”

 

ROSANNA COSTA PULSOLa experiencia de Rosanna Costa en comisiones asesoras presidenciales tiene larga data. Antes de formar parte de la comisión Engel, participó en la comisión para la Reforma Previsional y en la de Equidad, ambas convocadas por la presidenta Michelle Bachelet en su primer Gobierno. Después de cuatro años a cargo de la Dirección de Presupuestos de la administración Piñera, Costa se instaló en la subdirección del Instituto Libertad y Desarrollo, trabajo que compatibilizó con 45 días dedicados a discutir las propuestas anticorrupción que entregaron a Bachelet y sobre la base de la cual anunció sus propias medidas este martes en cadena nacional.

¿Está conforme con los anuncios hechos por la Presidenta?

El tono de la cadena nacional no es el tono del informe. Y cuando digo al tono no me refiero al necesario empoderamiento para salir de la crisis, me refiero a que la solución es mucho más estatista de la que yo traté de aportar en la comisión. La Presidenta toma elementos del informe y de otras partes y agrega al menos dos elementos que no están en el informe. Uno es la propuesta de sancionar por ley las facturas ideológicamente falsas, y otro es el tema constitucional, que no está en el contexto de lo que había que discutir.

El tema constitucional no fue materia de la comisión y así lo explicitaron. 

Se conversó el tema y dijimos “no nos compete”. Desde el punto de vista de la comisión es un tema que es ajeno a las circunstancias. Uno lo podría ver de dos maneras: o lo minimiza y lo pone como la medida 237, o lo usa como elemento para relevar un punto diferente en la discusión nacional.

¿Se vulnera el trabajo de la comisión al unir estas dos cosas?

La Presidenta dice que va a elaborar un documento de aquí a 10 días, que va a contener mucha información, y hoy, más que leer el informe, estamos todos esperando ese documento. Ella cambia el escenario porque agrega un elemento ajeno, y cuelga del paraguas de la corrupción un cambio constitucional.

¿Le parece bien?

Iniciar el debate constitucional me parece mal y no corresponde, porque le resta al trabajo de la comisión. Vamos a empezar a discutir sobre Constitución cuando no hemos solucionado este tema. Este es un temario que aborda funcionamiento del Estado, de los partidos, la fiscalización del Servel, gran cantidad de materias que son súper relevantes para el funcionamiento futuro del Gobierno y de la democracia, no estamos hablando de cosas triviales. En 45 días la comisión hizo un esfuerzo de consolidar propuestas, pero eso se debilita, porque hoy día el debate se divide.

Se cifró en 92% el acuerdo y usted fue de los consejeros que más votos en contra emitió. Por ejemplo, en la definición de partidos no hubo consenso.

Mi postura y la de otros dentro de la comisión es que creemos que los partidos son asociaciones de privados. Son personas naturales que buscan canalizar y participar en la sociedad, y ser capaces de interpretar esas estructuras para llevarlas al Gobierno. Pero son eminentemente privados y tienen que fundarse en sus bases, y eso también tiene que reflejarse en el financiamiento. Podrán tener como apoyo financiamiento público, pero tienen que salir a buscar esa participación social porque nace de la sociedad privada. Eso es sustancial en la visión que está en la propuesta de minoría, al menos la mía.

En materia de financiamiento tampoco hubo pleno acuerdo.

Surgieron dos propuestas. Una que valida la reserva como instrumento de expresión política relevante y de protección de la identidad al que le aporta a su partido y otra que no. El voto es secreto también y no tienes por qué obligarle a la gente a decir con quién está participando. Ese es un derecho de expresión de las personas, y no es legítimo coartarlo, salvo que yo quiera proteger un bien superior. Yo puedo querer cautelar que nadie por sí solo se compre a un partido o tenga una participación tal para tener un conflicto de interés, o que pudiera afectar las decisiones del partido. Pero antes de declarar que no se puede hay otros instrumentos y cuando paso esa barrera puedo decir: se hace transparente el aporte.

¿Qué problemas ve en los anuncios de la Presidenta?

En el discurso de la Presidenta leo que los partidos serán financiados sólo desde lo público, con más dificultades para los desafiantes, con límites muy estrictos al gasto, con una concepción de partidos fiscalizados. Hay un riesgo de que los partidos queden capturados por el aparato público.

El voto de minoría era partidario del financiamiento de empresas. ¿Por qué las empresas deben aportar si no votan?

Las empresas son asociaciones de personas privadas, y quiero tener una sociedad en que las empresas se involucren. Tenemos una sociedad viva que se financia de las empresas y me interesa que a los partidos les importe la sociedad y que a las empresas les importe el medio en que están. El problema no es el dinero, es con lo malo que se puede hacer con el dinero.

¿Qué le parece que se busque regular la especulación en los negocios?

La palabra especulación tiene una connotación ilegítima que no es tal. Si la Presidenta le está dando una connotación negativa, supongo que se está refiriendo a cómo cambia el valor del terreno cuando se modifican los planes reguladores. Hay una propuesta en el informe con voto de minoría, que dice que esa ganancia debería quedársela el Estado. Estamos en un área donde la regulación del Estado, con un entorno menos transparente del que debiera y con espacios de discrecionalidad, genera riesgos importantes de que por uso de información que el mercado desconoce, se generen utilidades indebidas. Pero eso es un problema de regulación.

¿Esto es consecuencia directa del caso Caval?

No se expuso con nombre y apellido, pero puede ser un ejemplo.

La Presidenta planteó sancionar boletas y facturas ideológicamente falsas.

Al levantar el tema está generando una inquietud respecto a las distintas interpretaciones jurídicas que se han hecho sobre el tema, y pasó bastante desapercibido al lado del tema constitucional y sería importante conocer más en detalle qué es lo que hay ahí.

comision engel¿Y a su juicio que hay?

Hay una propuesta al sector privado que es muy potente. Conceptualmente si quiero aplicar la definición de boleta ideológicamente falsa es un tema complejo. ¿Esta propuesta significa que habrá alguien en el Estado que va a decidir cuándo una actividad contratada por una empresa es legítima? Ese tema se debe explicar bien. Cuando una empresa decide que va a hacer un hoyo en el jardín porque cree que tiene petróleo y lo único que encuentra es papel, ¿alguien le va a decir que no debió hacerlo?

Pero hoy ese alguien es el SII.

No, porque el SII lo que define hoy es el gasto rechazado y actúa en lo tributario. ¿Aquí lo estamos llevando a lo penal? Si es así estamos dando un paso extra. Esa sanción que se pone en el discurso de la Presidenta habría que mirarla, porque puede ser bastante paralizante para la actividad. Si pasa a ser sanción penal una cosa que alguien va a interpretar si es de tu giro o no, es complejo.

¿Eso da pie para interpretar que los hechos asociados a boletas en los casos Penta y SQM no son materia de sanción penal?

Efectivamente pareciera que por lo que dijo en su discurso la Presidenta, está validando la teoría de Ricardo Escobar que apunta en ese sentido. Una cosa es el gasto rechazado o que se tengan impuestos pendientes y otra cosa es el delito penal propiamente tal.