La judicialización de los servicios mínimos