EN SEMINARIO DE LIBERTAD Y DESARROLLO, MINISTRO DE JUSTICIA ABRE LA PUERTA A NUEVAS CONCESIONES CARCELARIAS

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Con la presencia del Ministro de Justicia, Teodoro Ribera, y del experto inglés Ian Blakeman, Libertad y Desarrollo realizó el seminario “Cárceles Concesionadas: Revitalizando el Modelo”.

En la oportunidad, Luis Larraín, Director Ejecutivo de LyD, destacó que el modelo de concesiones carcelarias  tiene complejidades asociadas a políticas de seguridad pública y justicia y a modelos de gestión que ayuden a que los recursos sean usados de manera eficiente. “Hoy existen ya 7 cárceles concesionadas, hay controversias asociadas a los diseños contractuales que no han funcionado, pero que son perfectibles”, explicó, asegurando que hpy el desafío está puesto en cómo revitalizar un modelo que ha sido beneficioso.

El Ministro de Justicia, Teodoro Ribera, (VER PRESENTACIÓN) aseguró que la intención de la cartera es buscar fórmulas para que los nuevos centros de educación y trabajo que están en carpeta – el primero en Copiapó, el segundo en las inmediaciones de Talca y en un tiempo más, un tercero entre Chillán y Los Ángeles- sean  incorporados al sistema de concesiones.

El Ministro señaló que el tema penitenciario es el eje principal del Ministerio, ya que hay falencias que, sin duda, hay que arreglar: Chile, después de Estados Unidos y Guayana Francesa, es el  país que tiene mayor cantidad de internos por cada 100 mil habitantes.

El diagnóstico es lapidario: hay alrededor de 53.000 internos, con 39.500 plazas disponibles, lo que da una sobrepoblación de 34%  que se distribuye de manera distinta a nivel nacional, siendo las cárceles de la Región Metropolitana las que registran mayores niveles de hacinamiento. En reincidencia no es menor: medida a los 3 años de haber salido de la cárcel, alcanza el 50,5%, lo que a juicio del Ministro, es un pésimo negocio para el Estado.

El principal problema, a juicio de Ribera, es que las condiciones actuales no permiten grandes políticas de reinserción. Por eso, la evolución hacia cárceles donde el trabajo y la educación son centrales, así como también, construir, ampliar y negociar con las cárceles concesionadas. “Nos interesa que los internos estudien o trabajen y que eso sea un elemento diferenciador de privilegios al interior de las cárceles”, aseguró.

La modernización de gendarmería y su evolución hacia un agente penitenciario es otra de las metas. La idea es que la institución cumpla con las tareas de seguridad, rehabilitaciín e investigación de los delitos al interior de las cárceles.

El Ministro destacó la importancia del sistema concesionado: actualmente tiene 11.265 internos, 29% de la oferta de las plazas está en el actual sistema. En cuanto a los costos mensuales por interno del sistema concesionado versus el sistema tradicional, el Ministro emplazó a discutir y pulir las cifras, ya que no hay equivalencias reales. “Probablemente se estructurarán nuevas bases de licitación alineando los subsidios a resultados porque hoy el gran problema que existe entre el Ministerio de Justicia, el MOP y los concesionarios es si las actividades de reinserción son efectivas y están alineadas a intereses de largo plazo”, explicó, haciendo hincapié en que el sistema de concesiones es bienvenido, pero con miradas más profundas a intereses de largo plazo.

EL MODELO INGLÉS

Por su parte, Ian Blakeman, Director de Contratación de Servicios de Custodia del Ministerio de Justicia de Inglaterra y Gales,(VER PRESENTACIÓN) se refirió a su experiencia en el modelo de concesión de cárceles, destacando principalmente a la importancia del personal de custodia de las cárceles, como factor determinante a la hora de la reinserción del  reo en la sociedad.

Una de las principales diferencias de Inglaterra con el sistema chileno es el hecho de que allá no existen restricciones constitucionales sobre cómo el Estado debe proveer este servicio. Así es como actualmente en Gales hay 14 cárceles concesionadas, en una iniciativa que comenzó en 1992 y que hoy representan el 15% del total. “La participación del sector privado ha hecho también que las condiciones de las cárceles públicas hayan mejorado”, explicó.

El experto señaló que desde 1995el gobierno inglés aumentó la participación del sector privado a través de la gestión, la administración y el control de las cárceles e incluso, en 2008, el gobierno laborista licitó aquellas cárceles manejadas por el sector público.

Ian Blakeman destacó también algunas prácticas que han dado resultados positivos: en Inglaterra, el pago a los concesionarios se da en base a los resultados: se deja un 10% del pago condicionado a si a 12 meses de haber salido de la cárcel, el ex reo reincidía o no en algún delito.

Por otro lado, el experto destacó los ahorros conseguidos ya que en cárceles caras, el 25% de los costos son cubiertos a través de programas de licitaciones y se ha mejorado notablemente la calidad de los servicios, a través del diseño de estándares mínimos de calidad tanto en los servicios, como en el personal seleccionado.

MESA REDONDA

Carlos Pass, Jefe de División de Explotación  de Obras Concesionadas, Javier Hurtado, Gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción y Julio Torres, Director de Justice Services, Sodexo, participaron en la Mesa Redonda, en donde se analizaron las virtudes de las cárceles públicas y las privadas.

Carlos Plass (PRESENTACIÓN CARLOS PLASS) comentó sobre el sistema de concesiones y los cuarenta y nueve contratos existentes  que se están realizando hasta fin de año.  Éstos   representan   US $ 13.2 billones de inversión de los cuales, expresó Plass, el 14% está cubierto por el sistema privado.   El modelo económico de la concesión es financiado en su total por el Estado a través de subsidios, aclaró el expositor.

Sobre las virtudes del sistema penitenciario de concesiones, Plass hizo hincapié al   desarrollo en gendarmería, los cuales  constan con mayores grados de seguridad,  y el avance en ciudadanía, por la generación de nuevos puestos de trabajo, y  por el entorno en los que se encuentran los centros ya que se ubican alejados de la población urbana.

El Jefe de la División de Explotación  de Obras Concesionadas, manifestó el problema que existe actualmente en el sistema  de cárceles, como es la sobre población en los recintos. Sobre este tema, Plass explicó los servicios básicos que están obligados a prestar los concesionados como; implementar estructuras que permitan la segregación “física y visual” de los internos ya sea;  por el tipo de población, calidad procesal y nivel de seguridad.   Enfatizó, el exponente, que esto es uno de los puntos primordiales para llevar a cabo la reinserción y destacó la mayor eficiencia en los recursos del Estado para la disminución del hacinamiento en  los recintos penales.

En tanto, el Gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción, Javier Hurtado (PRESENTACIÓN JAVIER HURTADO) concordó con Carlos Plass en el hacinamiento en las cárceles como  el mayor problema del sistema penitenciario, sumado a  los altos niveles de población penal  por habitante en Chile, además de la limitada capacidad de reinserción. Hurtado, señaló que “existe una sobre población de reclusos superior al 50%, estamos en los primeros lugares referente a la población chilena penal” agregando además que  “no se ha logrado la política penitenciaria”.

Desde el punto de vista económico, Hurtado enfatizó que  “hay una razón importante que le conviene al país:  rehabilitar lo antes posible a la población penal”. Por eso, destacó  que el objetivo central  de una cárcel es que provea de los servicios de reinserción social.

Habló además Hurtado de  la necesidad de que el Estado  promueva el desarrollo de nuevas cárceles bajo el sistema de concesiones, en vez de incluir mas reclusos en los centros actuales, “la segregación penal es el paso básico para pensar en avanzar  en la rehabilitación, hay que construir mas cárceles estandarizadas para cada cual”, expresó el gerente de estudios.

En el término de su exposición,  Javier Hurtado  explicó  que tiene que haber un incentivo real para que el concesionario se dedique al negocio de rehabilitar, para eso “tenemos que buscar abrir nuestra mente a otros sistemas que permitan el trabajo real y remunerado  a los internos.  Concluyó  que  para que el modelo funcione, “las licitaciones deben basarse en objetivos que sean medibles, cuestionados o premiados continuamente.”

Julio Torres, Director de Justice Services, Sodexo (PRESENTACIÓN JULIO TORRES),  dio el sello de cierre del seminario hablando de la experiencia de mas de 25 años de Sodexo operando en establecimientos pertenecientes a modelos concesionarios,  establecidos en diferentes países como Inglaterra, Irlanda, España, además de Chile.

Dentro de los servicios de Sodexo, Torres mencionó; la mantención en cuanto a la infraestructura y equipamiento; la alimentación, que cumple con los estándares y normas de la FAO y OMS; y la salud, el 100% de la población posee una ficha individual de salud.   Además, se cuenta con 8 sub programas de reinserción, entre ellos;  el programa laboral, el cual ha permitido que el 67% de los reclusos accedan a un diagnostico laboral y con ello, 705 trabajan en alguna modalidad de empleo y 742 cuentan con contrato.

El Director de Justice Services, Sodexo, terminó su charla expresando el interés y compromiso que hay en Sodexo de  perfeccionar y apoyar al Estado para ampliar  el modelo de concesión penitenciario.

FOTOS DEL SEMINARIO