1 de agosto de 2017

Corrección de proyecciones del FMI

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Hace algunos días, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó la actualización de su informe sobre las Perspectivas de la Economía mundial, cuya versión anterior data de abril del 2017. En esta ocasión, el documento se titula “La recuperación se está afianzando”.

En él, se mantiene la proyección de crecimiento para el mundo en 3,5% este 2017, al tiempo que el 2018 se estima el mundo crezca a una tasa de 3,6%. Y, aunque esta proyección se mantiene, las contribuciones de distintas economías son las que cambian.

Dentro de América del Sur, las revisiones de las perspectivas fueron variadas: el crecimiento estimado para Brasil este 2017 se corrigió al alza, al igual que el de México. Al mismo tiempo, las revisiones para el resto de la región son principalmente a la baja, con una demanda interna que continúa debilitada.

Específicamente para Chile, la reducción en la proyección de la tasa de crecimiento para este año fue menor: de 1,7% anual en abril, a 1,6% en la actualidad. Con esta rebaja, se hace mención a la debilidad del mercado laboral y a una prevista desaceleración del gasto público. Hacia el segundo semestre se prevé, sin embargo,  una mejora de la confianza, lo que impulsaría el crecimiento.

Además del FMI, durante el último mes han sido varias las instituciones que revisaron a la baja la tasa de crecimiento estimada para Chile. Sin ir más lejos, la Dirección de Presupuestos la rebajó de 2,25% a 1,5% su informe que presenta la  Evaluación de la Gestión Financiera del Sector Público 2016 y la Actualización de proyecciones para el 2017. Por otra parte, la clasificadora de Riesgo Standard & Poor’s, en el documento donde explica la rebaja en la clasificación de riesgo soberano de nuestro país, menciona como uno de los argumentos que la llevaron a rebajar la nota desde AA- hacia A+, “el prolongado crecimiento del producto a tasas bajas que ha experimentado nuestra economía, lo que impacta los ingresos fiscales”.

El punto es que se volvió a reducir la tasa estimada de crecimiento del producto y lo más probable es que todavía nos estemos quedando cortos y tengamos que hacer frente a nuevas rebajas.

De esta manera, llama la atención, y preocupa a la vez, la persistente rebaja en la tasa de crecimiento estimada para Chile, al tiempo que el mundo crece a una tasa superior. Esta  situación, que solo pasó en años anteriores en dos oportunidades y en presencia de crisis financieras importantes, se observa de forma persistente desde el año 2014, sin mediar crisis internacional alguna, completando ya cuatro años creciendo a una tasa menor a la del resto del mundo.

Es así como Chile muestra, desde otra perspectiva, un deterioro importante de su desempeño económico. En los años noventa, Chile creció en promedio un 6,1%, mientras que el mundo lo hizo a una tasa de 3,1%. La primera década de los años 2000, Chile creció a 4,2%, mientras que el mundo lo hizo al 3,9%. Actualmente, en cambio, hemos pasado de un crecimiento de 5,3% promedio durante el período presidencial anterior (donde el mundo crecía a una tasa de 4,2% promedio) a una tasa promedio esperada de 1,8% anual durante la actual administración, mientras el mundo se habrá expandido a un ritmo de 3,4% promedio durante estos cuatro años.

 

Columna de Carolina Grünwald, Economista Senior de Libertad y Desarrollo, publicada en Voces de La Tercera.-