17 de mayo de 2018

SIMCE 2017: Los 4º básicos muestran tendencia positiva, aunque se mantienen brechas entre nivel socioeconómico y dependencia del colegio

La Agencia de la Calidad de la Educación dio a conocer los resultados de las pruebas SIMCE 2017, así como de los otros indicadores de calidad que se evalúan año a año (autoestima académica y motivación, clima de convivencia escolar, etc.).

A continuación, analizamos algunos de los principales resultados.

Al revisar lo ocurrido con los alumnos de 4º básico (nivel con mayor cantidad de evaluaciones en el tiempo), se constata la tendencia positiva en la última década tanto en Lectura como en Matemáticas, la que sin embargo, se vio interrumpida entre los años 2010 y 2013 en el caso de Lectura, y entre 2012 y 2013 en Matemáticas (Gráfico Nº 1). “A partir de la información entregada –agregada a nivel nacional- no es posible explicar las razones del cambio en la tendencia durante esos años. Y en cuanto a la tendencia de largo plazo, es posible que la mejora registrada a partir de 2008 se relacione con la Subvención Escolar Preferencial (SEP), que partió ese mismo año y que ha permitido entregar más recursos a aquellas escuelas que atienden a los alumnos provenientes de los sectores más modestos del país”, explica María Paz Arzola, Coordinadora del Programa Social de Libertad y Desarrollo. Diversas evaluaciones disponibles a la fecha respecto del impacto de la SEP han concluido sobre sus resultados positivos y sobre el especial efecto que ésta habría tenido en mejorar el desempeño de los estudiantes más desaventajados[1].

Lo anterior es consistente con lo que se observa al revisar los promedios por nivel socioeconómico: la brecha entre los establecimientos de nivel socioeconómico bajo y alto aún persiste, pero se ha ido reduciendo paulatinamente gracias a las mejoras en el desempeño de los alumnos de niveles socioeconómico bajo (Gráfico Nº 2). Dentro de este análisis podría ser interesante conocer la evolución experimentada por establecimientos que han cambiado de clasificación socioeconómica durante el período, pues sus avances podrían no estar siendo considerados.

Adicionalmente, se verifica que los establecimientos Particulares Subvencionados muestran mejores resultados promedio que los Municipales en los niveles socioeconómicos medio y medio-bajo (Cuadro Nº 1). En ese contexto, llama la atención que en esta oportunidad no se hiciera alusión a los resultados de la ordenación de los establecimientos educacionales en los niveles de desempeño que se crearon con la Ley de Aseguramiento de la Calidad. “Esta clasificación es sumamente relevante en tanto permite identificar qué colegios están teniendo –por segundo año consecutivo- desempeño insuficiente. Recordemos que los resultados de esta evaluación pueden provocar –al cabo de 4 años- la pérdida del reconocimiento oficial de un establecimiento que no logra mejorar sus resultados”, asegura María Paz Arzola.

“Con todo, es positivo que nuestro sistema educativo siga evaluándose año a año, y esperamos que las múltiples desagregaciones que se pueden obtener a partir de estos resultados, así como sus implicancias, vayan siendo publicadas. Por un lado por un tema de transparencia, pero también para que esta información pueda contribuir con el análisis –y mejoramiento- de las diversas políticas que se han venido implementando en el país”, sentencia Arzola.


[1] Ver por ejemplo Nielson, C. “Targeted Vouchers, Competition among Schools, and the Academic Achievement of Poor Students,” Working Paper, Yale University, 2013.