13 de abril de 2018

Nace la Subsecretaría de la Niñez: Los niños primero

Desde el trabajo programático, y ahora durante su mandato, el Presidente Sebastián Piñera ha puesto el énfasis en la protección de la infancia, destacándolo como un eje fundamental y prioritario de su gestión. Para ello, ha convocado a la ciudadanía y a la clase política a colaborar y participar activamente con el objeto de alcanzar acuerdos nacionales en la materia. Si bien algunos han criticado la fórmula propuesta -consistente en debatir previamente estas materias con un grupo de trabajo transversal-, lo cierto es que el Presidente ha conseguido aunar a un grupo relevante de actores y ha generado conciencia en torno a la importancia que deben volver a tener los niños en nuestra sociedad. En medio de este contexto, ocurre la promulgación de una ley que fue tramitada durante la gestión anterior, y que entre otras cosas, crea la Subsecretaría de la Niñez, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social.

“La función de este organismo será colaborar con el Ministerio de Desarrollo Social en sus nuevas atribuciones en relación con la niñez, tales como velar por los derechos de los niños, asesorar al Presidente de la República en materia de protección integral de sus derechos -incluyendo un plan de acción-, promover el fortalecimiento de la participación de los niños en todos los ámbitos de su interés y desarrollar estudios e investigaciones sobre la niñez”, explica la investigadora del Programa Legislativo de LyD, Trinidad Schleyer.

Conforme ha declarado públicamente la futura Subsecretaria Carol Bown, la principal función de este nuevo organismo será el rol preventivo que jugará para evitar que los niños ingresen al SENAME. Para ello, cobra especial importancia su rol de coordinación intersectorial. “Esta tarea no es menor e implica un gran desafío toda vez que los programas, instrumentos y entidades estatales dedicados a temas de infancia son múltiples, entre los que se encuentran: el Servicio Nacional de Menores, los programas asistenciales para la familia, la Junta de Auxilio Escolar y Becas, la Junta Nacional de Jardines Infantiles, programas de salud y de vacunación obligatoria, el reciente Defensor del Niño, por nombrar los de mayor conocimiento público”, detalla la abogada. Por otro lado, el amplio universo de legislación relativa a niños y adolescentes, inorgánico y no necesariamente coherente y concordante con los objetivos que se proponen, plantea otro tipo de inquietudes que, en este rol de coordinación, y en lo que a labor preventiva se refiere, esta Subsecretaria debiera considerar.

“Esta nueva entidad entonces tendrá una loable misión al tiempo de asumir múltiples desafíos, entre otros, de validar la creación de un nuevo organismo estatal -con el compromiso de los recursos del caso- como una herramienta eficaz en el marco de la protección y de mejora las condiciones de los menores“, asegura Schleyer.