4 de diciembre de 2017

Nuevo sistema electoral subió a 13% la desproporción en la Cámara

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

“La desproporcionalidad electoral no se reduce en relación al promedio de elecciones con sistema binominal para la Cámara de Diputados”. Es la conclusión de Libertad y Desarrollo (LyD) tras analizar los resultados de la reciente elección parlamentaria.

El organismo midió la representatividad del sistema proporcional y, al compararlo con el desempeño histórico del sistema binominal, asegura que no solo no decreció la desproporcionalidad, sino además aumentó.

De acuerdo al estudio, la desproporcionalidad entre 1989 y 2013 fue de 9,4%, distribuida en 4,7% para la centroderecha y 4,8% para la centroizquierda.

La cifra aumentó a 13,4% tras la elección del 17 de noviembre, con marcadas diferencias entre bloques: 8,4% en Chile Vamos, 1,4% en la Nueva Mayoría y 3,6% en el Frente Amplio.

“Dado el método de cifra repartidora, tiende a sobrerrepresentar a la lista más votada”, señala el documento. De hecho, con el 39% de los votos, Chile Vamos se adjudicó el 47% de los escaños de la Cámara Baja. Mientras, con el 35% de los sufragios, la Nueva Mayoría logró solo el 36% de los escaños.

En contraste, el Frente Amplio tuvo el 17% de los votos, pero solo el 13% de los cupos.

PROYECCIÓN

El estudio explica que Chile Vamos se vio favorecido al ser la lista más votada, pero también al competir en una única nómina. Sin embargo, si el sistema electoral no hubiese cambiado, habría salido aún más favorecido.

En el capítulo “¿Cómo habría sido con binominal?”, el documento proyecta cómo habría sido la distribución de las fuerzas bajo el antiguo sistema.

En el caso del bloque opositor, aunque habría elegido 64 diputados en lugar de 73, tendría la mayoría de la Cámara: 53,3% de 120 diputados.

Al aumentar a 155 los parlamentarios, hoy solo tiene el 47% de la Cámara.

La diferencia en el porcentaje de escaños obtenidos por el conglomerado entre los dos sistemas electorales asciende a 6,2%, siendo el más alto (ver infografía).

Por su parte, de haberse mantenido el binominal, Fuerza de Mayoría habría sumado 35 diputados en lugar de 43 y Convergencia Democrática habría logrado 7 en vez de 14.

Asimismo, el Frente Amplio tendría 12 diputados electos, y no los 20 actuales.

SUPRAMINORÍAS

El informe sostiene que la lógica de la votación por lista añade la posibilidad de que cada partido opere como subpacto electoral, situación que “distorsiona aún más la asignación de escaños”.

Si se eliminara esa posibilidad, “podría subsanarse una parte de la distorsión provocada por el efecto arrastre, aunque persistiría el arrastre al interior de la lista”, se lee en el texto.

Para ilustrar el fenómeno, el centro de estudios menciona que un 20% de los miembros de la nueva Cámara de Diputados resultó electo con menos del 5% de los votos en su distrito.

 

LEER EL ESTUDIO COMPLETO