8 de Agosto de 2017

Til Til, lecciones para el Plan Regional de Ordenamiento Territorial

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La semana pasada el Comité de Ministros votó a favor de la construcción de una planta de tratamiento, disposición y/o eliminación de residuos peligrosos en la comuna de Til Til. Uno de los argumentos esgrimidos por el Intendente de la región es que el actual plan regulador, el que fija el ordenamiento territorial del área Metropolitana, sólo permite que en este tipo de lugares se pueda instalar ese tipo de industrias. Y que para instalarlo en otras comunas habría que cambiar el plan regulador, lo que pudiese tomar 10 años. 

Lo anterior deja de manifiesto que finalmente la regulación urbana nos puede llevar a un escenario tal que sobre un mapa se define que puede ir dónde o más bien qué no puede ir hasta en el más mínimo rincón de una ciudad. La actual planificación data de a lo menos 20 años, lo que significa que a lo menos durante 30 años –suponiendo que se inicia una modificación del plan regulador ahora-, Til Til será de las escasas comunas en las que se pueden instalar este tipo de plantas de residuos.  ¿Aun hay quienes se preguntan por qué Til Til?

“Más allá de Til Til, esto nos debe llevar a reflexionar sobre el grado de rigideces que este tipo de planificación territorial introduce para el desarrollo de proyectos que un país en su conjunto necesita”, señala Bettina Horst, gerente general de Libertad y Desarrollo. Por ello, más allá que definir qué puede ir en qué lugar, se debe tener una regulación territorial que fije condiciones y establezca requisitos para que los distintos sectores o industrias se puedan instalar en los territorios. “En este aspecto, eventualmente nuevas tecnologías pudieran llevar a que proyectos que antes no eran compatibles o bien posibles de ubicar en forma cercana, ahora si se pueda. Pero la planificación rígida del uso del territorio no considera aquello”, asegura Horst.

Este aspecto es relevante ante la eventual creación de los Planes Regionales de Ordenamiento Territorial que se está discutiendo en el Congreso. “De aprobarse que estos sean vinculantes, finalmente será el planificador el que determinará sobre un mapa qué puede o no puede ir y dónde, ya no solo en las áreas urbanas o metropolitanas, sino que en todo el territorio de una región“, dice la economista.

Así, el mapa de Chile entero será trazado por un grupo de planificadores en función de la información que tienen en un momento determinado y las que en ese momento crean de buena fe que serán las futuras necesidades. Si después nos damos cuenta que en realidad necesitamos más alternativas para el desarrollo y ubicación de distintos proyectos, podemos comenzar a modificarlos. Qué más da, si sólo nos demoraremos para ello al menos 10 años.