5 de junio de 2017

Susana Jiménez en Pulso: “La responsabilidad fiscal no ha sido la característica de este Gobierno”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La subdirectora de Libertad y Desarrollo y macro coordinadora de la candidatura de Sebastián Piñera, subrayó que en esta administración no se sentaron las bases para un crecimiento sostenido. “Es una frase surrealista”. Añade que la situación fiscal del próximo gobierno será complicada.

En enero de este año asumió la Subdirección de Políticas Públicas de Libertad y Desarrollo (LyD) y en abril se integró como macro coordinadora del equipo programático del precandidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera. Esas dos labores tienen hoy ocupada a Susana Jiménez y hace que divida su jornada laboral entre ambas funciones. “Se están iniciando reuniones con el Presidente Piñera para tener un primer intercambio de ideas e ir zanjando temáticas que luego serán materializadas en el programa de Gobierno que debe estar listo en octubre”, precisó. En lo inmediato, la economista de la Universidad Católica analizó también la última cuenta pública del Gobierno de Michelle Bachelet, y entre los primeros conceptos que aparecen lo califica como “autocomplaciente” y que fue un discurso que “le habló a sus partidarios y no al país”. En el contenido económico discrepa sobre la visión de que bajo esta administración se hayan sentado las bases para un crecimiento sostenido. “Esa es una frase surrealista”, indicó.

¿Cuál es la lectura que hace de la cuenta pública de la Presidenta Michelle Bachelet?

-En la cuenta pública, la Presidenta Michelle Bachelet trató de reivindicar las reformas que se han llevado a cabo bajo esta administración. En ese sentido, fue un discurso muy dirigido a sus partidarios y no al país, porque si uno mira la evaluación que tiene la ciudadanía de las reformas, éstas tienen un amplio rechazo, pero eso no se ve reflejado en el mensaje que entregó.

¿Faltó autocrítica?

-Si uno mira todas las cifras económicas y sociales como empleo, salud, educación, delincuencia, hay una mirada muy autocomplaciente que no se condice con estos datos. Bachelet entregará un Gobierno con una economía que ha disminuido a un tercio su capacidad de crecimiento, con un mercado laboral deteriorado, no sólo por su nivel, sino que también en la calidad del empleo que se ha creado.

La Presidenta Bachelet menciona que en este Gobierno se sentaron las bases para un crecimiento sostenido y así aumentar la productividad, ¿eso en concreto se ve reflejado en algo?

-Esa es la frase más surrealista de todas. ¿Dónde están las bases para un mayor crecimiento? El último dato del primer trimestre fue de 0,1% y las proyecciones para este año no superan el 1,5%. Tenemos situaciones sectoriales complejas, ya no es sólo minería, el sector no minero, particularmente construcción, se ha deteriorado. Además hay una agenda con proyectos de ley que han generado mayor incertidumbre, como los cambios al Código de Aguas, la agenda laboral que va más allá de la reforma. Todo eso afecta el desarrollo de los sectores productivos.

¿Entonces no están las bases para crecer sostenidamente?

-Acá lo que se ha visto es todo lo contrario. Chile había crecido más que el mundo en 24 de los últimos 28 años, por lo que no sé de dónde se puede afirmar que se están sentando las bases para un crecimiento mayor.

Una de las críticas que se han hecho sobre este Gobierno es que no le dio importancia al crecimiento, ¿ve que esto quedó reflejado en el discurso?

-La Presidenta hizo algunas declaraciones en el sentido de que no le interesa un crecimiento brutal (sin mejorar la calidad de vida de las personas), eso es no entender que el crecimiento económico no es un valor en sí mismo, sino de lo que puede generar mejorando la calidad de vida de las personas y en la creación de empleo, que es la principal fuente para derrotar la pobreza. Por lo tanto, esa mirada de que el crecimiento no es tan importante, sino que lo relevante es cómo repartimos la riqueza, es un análisis equivocado, porque sólo vamos a estar mejor si tenemos más riqueza generada.

La Presidenta señaló que este Gobierno ha sido responsable fiscalmente y que ha ido reduciendo el déficit fiscal estructural en 0,25pp por año, pero de acuerdo al último informe de finanzas públicas, las proyecciones apuntan a que habrá holguras negativas, es decir, más gastos que ingreso en los próximos años, ¿cómo se explica?

-Nuevamente no comparto esa frase. La responsabilidad fiscal no ha sido la característica de esta administración, y así lo demuestran las cifras. Lo que heredará el próximo gobierno es una situación de un déficit fiscal efectivo, y una proyección de déficit estructural que supone una reducción de 0,25pp, por año, pero que, sin embargo, reconoce que los gastos comprometidos no son compatibles con esa reducción de déficit estructural.

¿No ha sido una administración responsable?

-Una cosa es decir que lo quiere lograr y lo otro es dejar las condiciones para que eso se pueda llevar a la práctica, pero lo que quedará para el próximo Gobierno es una situación fiscal bien complicada, con gastos comprometidos por sobre lo que admite una regla fiscal responsable, con una deuda creciente que puede llevar a que haya una rebaja en la clasificación de riesgos, entonces la responsabilidad fiscal de este gobierno está en entredicho. No digo que haya sido irresponsable, pero claramente no es algo de lo que la Presidenta se pueda sentir orgullosa.

En varias partes del discurso, la Presidenta compara su Gobierno con el de Sebastián Piñera.

-Hay varios pasajes donde se hace alusión al gobierno anterior y eso revela que en el oficialismo hay una preocupación en el sentido de que el candidato con más posibilidades de ganar es Sebastián Piñera, y que contrasta con esta suerte de desarme de la Nueva Mayoría.

¿Este Gobierno tiene espacio para mejorar las expectativas y el clima de confianza?

-Este Gobierno ya va en retirada. Es difícil ver un repunte significativo a lo largo del año. El ministro de Hacienda ha hablado que el último trimestre de este año la economía estaría creciendo a 3%, pero eso tiene mucho que ver con la base de comparación y por lo tanto, no vislumbro que haya grandes cambios en términos de decisiones de inversión.

¿El escenario electoral puede mejorar las expectativas?

-Lo que probablemente pueda pasar es que se produzca una revisión de los proyectos en carpeta por parte de las empresas y junto a ello, la expectativa podría comenzar a repuntar en la medida que se vislumbre un cambio. Ahora, si el próximo gobierno hace una profundización de estas reformas es difícil esperar un cambio de ánimo.

Encuesta CEP: “Lo peor que se puede hacer es tener un sentido de triunfalismo”

La encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), publicada el viernes, arrojó que el 44,7% de los consultados cree que Sebastián Piñera será el próximo Presidente de Chile, seguido por Alejandro Guillier con 11,9%, ¿qué lectura hace de esta medición?

-En general en la pregunta quién cree usted que será el Presidente es un buen predictor, y es relevante para el resultado de las elecciones. Desde el punto de vista nuestro, la distancia en esta pregunta con respecto Alejandro Guillier es una buena noticia. Lo que están mostrando las encuestas es que hay una muy sólida candidatura en el lado de la centro derecha. En la centro izquierda, lo que se ve es que hay un problema que no está bien resuelto para aunar criterios , y da la impresión que no hay una candidatura tan fuerte, por lo que es temprano para decir qué candidatura pasará a segunda vuelta.

Ante la pregunta ¿quién le gustaría que fuera Presidente? el 23,7% menciona a Piñera, 12,8% Guillier y 4,8% Beatriz Sánchez, ¿se posiciona Guillier como el candidato más competitivo?

-Hasta unos días su candidatura se estaba desinflando. Parte de las razones de por qué no repunta es por la falta de ideas y principios concretos. Ahora se debe analizar cómo sigue esa candidatura, como es su relación con los partidos. Lo que uno ha visto hasta ahora es una centro izquierda menos articulada en comparación a una candidatura de Sebastián Piñera que es muy fuerte.

Beatriz Sánchez marcó 4,8% en la pregunta quién le gustaría que fuera Presidente, ¿le ve proyección a esa candidatura?

-La Nueva Mayoría está viendo un resurgimiento de un ala de la izquierda que le está restando puntos. Es probable que Beatriz Sánchez le quite votos a Alejandro Guillier. La pregunta ahora es si esto es un fenómeno de novedad y que veremos pronto un techo en su votación o si realmente es una alternativa que pueda disputarle el segundo lugar a Guillier. Eso está todavía abierto.

Pese a lo que muestran las encuestas, ¿ve que todavía la elección no es carrera corrida?

-Las últimas elecciones han sido bastante estrechas y por ello, lo peor que se puede hacer es tener un sentido de triunfalismo. Primero se deben ganar las primarias y por ello, es muy importante que las personas vayan a expresar su voto. Después la elección final no me cabe duda que será competitiva.

¿Cómo ha ido avanzando el trabajo programático?

-Las 20 comisiones han ido avanzando sistemáticamente, reuniéndose de manera periódica para hacer el levantamiento del diagnóstico, de los objetivos que se quieren alcanzar y de las medidas. Luego de ello, se ha ido profundizando sobre esas medidas y cuál será el costo.

En el área económica, ¿cuál ha sido el foco del trabajo?

-La comisión ha estado abocada en analizar el sistema tributario y el gasto fiscal, a revisar medidas que permitan promover la inversión, y que sean pro crecimiento. También ha estado presente el análisis sobre medidas orientadas a la protección de la libre competencia, y la protección de los derechos de los consumidores.

¿Tendrán una meta fiscal?

-Es muy probable que haya una meta fiscal que sea consistente con el mandato de responsabilidad fiscal, el cual tendrá que hacerse cuadrando el programa de gobierno.

 

Fuente: Pulso.-