11 de mayo de 2017

Percepción de negocios en Chile: lo que dicen las personas

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Recientemente el Banco Central de Chile publicó el Informe de Percepciones de Negocios (IPN) de mayo de 2017. Este trabajo reúne información “blanda” bastante valiosa, puesto que es recogida a partir de entrevistas cara a cara realizadas a diversos actores productivos a lo largo de todo el país sobre su visión de la actividad que realizan. Esto, en diversos rubros y en diferentes localidades de Chile.

Así, este informe trimestral recoge directamente lo que piensan las personas enfrentadas al día a día de su quehacer, permitiendo a los economistas de la Gerencia de Estrategia y Comunicación de Política Monetaria resumir opiniones de la situación país.

¿Qué visiones entrega el reporte en esta oportunidad? No un panorama muy auspicioso, donde la incertidumbre y mayores dificultades enfrentadas por las reformas son elementos mencionados por los entrevistados. 

Por el lado del crecimiento, se espera que este año 2017 sea similar al anterior, con una recuperación hacia 2018. Esto, asociado de manera significativa a la “disminución de la incertidumbre político-económica de los últimos años” y esto no lo digo yo, sino que los entrevistados.

Por el lado de la inversión, motor esencial del crecimiento, se menciona que hay ausencia de proyectos en la cartera, o bien, se están esperando “definiciones electorales” para concretarlos. Además, aquellos que aún están en pie se encontrarían mayormente destinados a reducir costos, de modo de aumentar la eficiencia en los procesos productivos.

Por sectores, el comercio es el que se percibe como más estable, lo que estaría siendo impulsado en parte por las ventas realizadas a extranjeros, donde la ola de “turismo de compras argentino” ha jugado un rol significativo. Sin embargo, entrevistados de este sector dan cuenta de dificultades para abrir locales los días domingos, dados los cambios en la ley que han significado mayores costos en personal. Esto, sin duda, ha jugado en contra.

En cuanto al mercado laboral, y en línea con lo anterior, existe preocupación por la situación del empleo. Los consultados observan que las personas que buscan trabajo han reducido sus pretensiones de renta, al tiempo que postulan a cargos para los cuales se encuentran sobre calificadas.

Además, señalan en general que dada la incertidumbre provocada por la Reforma Laboral y los mayores costos que implicaría la reforma previsional o el proyecto de reducción de jornada de 45 a 40 horas semanales recientemente propuesto, se está limitando la contratación de personas, al tiempo que se está buscando mecaniza ciertos procesos, de modo de reducir costos.

Por el lado financiero, todavía se enfrentan bajos costos de financiamiento, pero con acceso más restrictivo que hace un tiempo.

Finalmente, por el lado de aquellos negocios ligados a los sectores externos (entre los que se encuentran los exportadores, lógicamente), los entrevistados dan cuenta de buenos resultados, en contraste con aquellos relacionados con la demanda interna, que muestran más debilidad.

Así, en este reporte que, aunque “no coincide necesariamente con la evaluación que el consejo del Banco Central tiene sobre la coyuntura económica”, se observa que, al menos en los 200 entrevistados a lo largo del país, prima una percepción de desconfianza e incertidumbre interna, con inversiones a la espera de despejar dudas y con un mercado laboral que parece estar ajustándose al nuevo escenario regulatorio.

Lo dicen los entrevistados…

 

Columna de Carolina Grünwald, Economista Senior de Libertad y Desarrollo, publicada en Pulso.-