20 de Marzo de 2017

Entrevista a Juan Andrés Fontaine en DF: “Si hay un cambio político potente, se puede volver a un PIB potencial entre 4% y 5%”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
  • Ex ministro de Economía señaló en entrevista con Diario Financiero que es un “error” pensar que una expansión de 3% es un techo y recalca que próxima administración debe realizar modificaciones en el ámbito tributario, evaluación ambiental y laboral.

La semana pasada, a nivel económico, estuvo marcada por las declaraciones del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien enfrentó las críticas por el impacto de las reformas en la desaceleración señalando que al sector privado se le habría “olvidado” hacer nuevos negocios, apuntando a una cierta falta de innovación en materia exportadora.

Diagnóstico que no comparte Juan Andrés Fontaine, especialmente en la forma. El Consejero de Libertad y Desarrollo (LyD) asegura que el secretario de Estado se equivocó en el “tono preliminar” de sus declaraciones, las que se interpretaron -en su opinión- como un “reproche” al sector privado.

Fontaine no pierde la esperanza de que un cambio político “potente” logre revertir las expectativas e incremente el crecimiento potencial de la economía, hoy en 3% según el comité consultivo de Hacienda.

-¿Volver a un crecimiento cercano al potencial de 3% se ve alcanzable?

-El desempeño de la economía sigue siendo pobre. Con las tendencias actuales en inversión y productividad, el 3% aparece como techo. Pero yo creo que esos factores son alterables. Yo soy un gran creyente de la capacidad de nuestra economía de reaccionar rápido a buenas señales de política económica. Esa fue la experiencia del gobierno de Piñera, en el cual desde un comienzo se dieron señales pro crecimiento, pro inversión y pro creación de empleo, que no se tradujeron necesariamente en grandes reformas, sino que fueron señales de mejor gestión, de destrabar autorizaciones y restricciones para el crecimiento económico. Ese cambio fue sumamente rápido y una vez que eso ocurre el crecimiento potencial empieza a lucir mejor.

Todas las estimaciones de PIB potencial, que hoy están bastante negativas, recogen un clima que es contrario a la inversión, la productividad y la creación de empleo. Ese clima es el que puede cambiar.

-Asumiendo que hay un cambio de gobierno, ¿ese 3% podría incrementarse?

-Pienso que sí. Es difícil cuantificarlo porque depende de la magnitud del cambio. Pero quiero transmitir que es un error tomar esas estimaciones de PIB potencial como un dato fijo. Así como fue un error pensar que el crecimiento potencial entre 4% y 5% estaba dado, sería un error pensar que hoy el 2,5%-3% está dado.

-¿Si hay un cambio, se podría volver a las tasas potenciales previas, entre 4% y 5%?

-Si hay un cambio suficientemente potente, sí. Pero no quiero dar números, todo depende de qué estemos hablando en cuanto a cambios.

-El ministro Valdés ha criticado ese diagnóstico, de pensar que con un cambio de gobierno se vuelve atrás, a lo que había en 2013.

-Insisto, todo dependerá de qué cambios estamos hablando. Veo posible reentusiasmar a los empresarios, a los consumidores y a los inversionistas y echar a andar nuevamente esta economía. Obviamente, entre medio quedan daños que son más permanentes y ahí será difícil rectificar algunos ternas, como lo laboral y educacional. Pero creo que en el tiempo eso es superable si el nuevo gobierno da las señales apropiadas.

-¿Como cuáles?

-El nuevo gobierno debe jugársela nuevamente por el desarrollo del país, y eso implica un gobierno bien gestionado, que logre que todo el aparato público marche bien y alineado con el objetivo de que el país alcance un mayor nivel de desarrollo.

Lo más importante hoy es echar a andar con rapidez la inversión y ahí hay factores tributarios que corregir, encarar el tema de los permisos ambientales -a propósito de Dominga- y hacer algo en concesiones. El otro tema a abordar es la productividad. Eso tendrá un impacto macro significativo solo si viene acompañado de una flexibilización importante de nuestra legislación laboral.

-¿El foco del próximo gobierno debiera ser desmantelar lo hecho por esta administración?

-Hay que rectificar las reformas que fueron erradas y abrir temas nuevos. En lo tributario, hay una necesidad de revisar el impuesto a las empresas. Se puede reducir la tasa de 27% y buscar otros mecanismos semejantes para recaudar. El tema central es que la carga tributaria de las empresas quedó demasiado alta.

 

Continúe leyendo la entrevista en DF.cl