9 de Febrero de 2017

¿Sistema de pensiones inviable?

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Hace algunas semanas, nuestro sistema de pensiones fue calificado como “inviable para responder a las demandas actuales y futuras de las personas mayores”. No queda claro si esto consiste en un llamado a realizar un reemplazo completo (¿por un sistema de reparto?) o más bien ajustes que permitan darle mayor “viabilidad” al nivel de las pensiones que éste entrega.

Tiendo a inclinarme (y espero que se haya hecho referencia) por lo segundo. Nuestra baja tasa de natalidad y el acentuado aumento en las expectativas de vida hacen que la relación entre población en edad activa y adultos mayores caiga aceleradamente, por lo que lo realmente inviable para nuestra realidad sociodemográfica es volver a un sistema de reparto. Ahora bien, las estadísticas de nuestro sistema de pensiones suelen mostrar que las pensiones recibidas tienden a ser bajas (de acuerdo a la última información disponible, el promedio es cercano a $200mil).

Sin embargo, nueva información entregada a partir de inicios de año por la Superintendencia de Pensiones da algunas luces que alejan al sistema previsional del adjetivo de inviabilidad. Los nuevos datos muestran la relación entre pensiones y años cotizados, concluyendo algo que si bien resultaba más o menos obvio, no había sido dado a conocer de manera oficial: la pensión crece considerablemente al aumentar el número de años cotizados. Así, por ejemplo, quienes ahorran por más de 30 años en el sistema más que duplican el promedio de pensión antes mencionado.

El informe también da cuenta de una realidad que no podemos desconocer: ahorramos poco. 3 de cada 10 pensionados ahorró por menos de 10 años y sólo 1 de cada 10 cotizó por más de 30 años. La densidad promedio de los pensionados alcanzó 53%, lo que significa que en promedio sólo aprovechamos la mitad del tiempo que tenemos para ahorrar para nuestra vejez. La nueva información agrega que (probablemente por las diferentes historias laborales entre ambos grupos que llevan a que en proporción las mujeres pasen un mayor porcentaje de su vida activa inactivas) las mujeres cotizan por menos tiempo que los hombres, lo que al considerar su mayor expectativa de vida agrava aún más su situación al momento del retiro.

A la luz de esta nueva información, la invitación, más que a hablar de inviabilidad, es a abordar aquellos aspectos que nos llevan a ahorrar por poco tiempo, de tal modo de mejorar por esa vía el nivel de las pensiones que recibiremos al retirarnos: aumento en la tasa de cotización para mejorar el ahorro individual, revisión de la edad legal de retiro, mejores oportunidades de empleo formal (sobre todo para las mujeres), e incorporación de los independientes parecieran ser recetas más deseables que contribuirían a la tan anhelada “viabilidad” de nuestro sistema previsional.

 

Columna de Alejandra Candia, Directora del Programa Social de Libertad y Desarrollo, publicada en Voces de La Tercera.-