30 de Enero de 2017

Francisco Orrego y Susana Jiménez: “Como centroderecha hemos sido autocomplacientes y fallado en defender la sociedad que queremos”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Francisco Orrego y Susana Jiménez no son ajenos a Libertad y Desarrollo (LyD). Él era consejero de políticas públicas del think tank desde 2014 y, volviendo mucho más atrás, partió su carrera ahí, como investigador del programa legislativo. Ella se incorporó en 2010 como economista senior y luego fue coordinadora de políticas públicas.

Ahora, tras la salida de Rosanna Costa, de LyD, para integrar el consejo del Banco Central, ambos asumen una subdirección del instituto, cargo que antes se concentraba solamente en Costa, a quien califican como “irreemplazable”.

Jiménez tomará la subdirección de políticas públicas y Orrego será subdirector de las áreas constitucional, legislativa y política. Afirman que la división ayudará a superar el intenso trabajo programático y legislativo que habrá este año, marcado por elecciones presidenciales y parlamentarias.

-¿A qué sector dirían que representa hoy LyD?

Susana Jiménez (SJ) : “No representamos partido político, y si fuera así, tampoco es uno en particular y tampoco al empresariado”.

Francisco Orrego (FO): “Más que representar un sector, representamos un conjunto de ideas, en lo político, lo económico y lo social. Es un conjunto de ideas que en Chile las promueve la centroderecha y es por eso que, como centro de estudios, estamos identificados con este sector. En lo económico, se manifiesta en mercados abiertos y competitivos. En ese aspecto no representamos ni defendemos ni a empresarios ni empresas, sino que defendemos el mercado.

-¿Cuán difícil es defender hoy el libre mercado, dadas las críticas que enfrenta el modelo?

FO: “El sistema económico, social y político que tenemos ha sido quizás el que más prosperidad ha generado a este país durante los últimos 30 años y eso hay que cuidarlo. (…) Yo diría que más que defender el modelo de libre mercado, el desafío que tiene hoy la centroderecha es más amplio. Se trata de defender o promover el modelo de sociedad que queremos para nuestro país y, en ello, yo creo que hay bastante consenso en que como sector hemos fallado. Hemos fallado y hemos sido autocomplacientes. Hemos fallado en explicar sus bondades, pero también hemos fallado en corregir sus debilidades. Se ve en las principales personas que tienen cargos de responsabilidad en este país que hay un cierto consenso en que el sistema funciona, pero lo que está en discusión, de alguna manera, es cómo humanizar la economía, darle un contenido más social. Ahí es donde, de alguna forma, hemos fallado como sector, porque muchas veces nos hemos regido estrictamente por lo económico, sin considerar otras variables que de alguna manera hubiesen permitido anticipar muchas de las discusiones que hoy día se están dando”.

SJ: “Uno defiende el buen funcionamiento del mercado, no a los empresarios ni a las empresas. El buen funcionamiento del mercado, porque como en todas las relaciones humanas se producen fallas, se producen distorsiones, malas prácticas, conductas anticompetitivas, y esas son las primeras que nosotros tenemos que salir a denunciar, porque justamente atentan contra aquello que defendemos”.


-¿Cuál debe ser la tarea número uno del próximo gobierno?

FO: “La primera gran tarea es de reconstrucción, en su sentido más amplio. Recomponer las confianzas que se deterioraron durante esta administración y reforzar las señales de certidumbre y estabilidad en los mercados. O sea, el concepto y la estrategia de la retroexcavadora tiene que ser erradicado de nuestra sociedad para siempre. En segundo lugar, retomar intensamente el crecimiento económico del país, pero básicamente, removiendo todos los obstáculos que se han ido creando bajo este Gobierno. Y en tercer lugar, corregir las reformas tributaria, laboral y educacional que ha impulsado este Gobierno. Otra gran tarea es la de proyectar un gobierno de centroderecha más allá de cuatro años. Y esa es una tarea que el gobierno se tiene que proponer desde el día uno, no al tercer año ni a mitad del período”.

SJ: “Hubo una lectura equivocada de legítimas demandas de la ciudadanía por parte del Gobierno actual. Las soluciones que ofreció la Nueva Mayoría no solo han sido fuertemente debatidas, sino que además hoy la ciudadanía también se manifiesta en contra de estas reformas. Es muy importante reconstruir con soluciones que sean propias de los principios más libertarios y que tienen que ver con generar oportunidades para dar soluciones a estos problemas, que muchas veces son problemas públicos, pero que las soluciones pueden pasar por otros ámbitos, sin necesariamente hacer que se agrande el Estado, que aumente la burocracia y que se entrabe la iniciativa privada”.

-¿Cómo apoyarán al candidato presidencial que elija Chile Vamos?

SJ: “Históricamente, LyD siempre ha participado de los contenidos programáticos de las distintas candidaturas. Nuestro rol es el de incidir en la política pública, de ser parte activa de esos procesos, poniéndonos a disposición de cualquiera que sea el candidato que finalmente promueva la centroderecha. Ponemos a disposición del programa nuestro trabajo y nuestros contenidos”.

-¿Cómo pueden evitar que sus colaboradores terminen yéndose a trabajar a un eventual gobierno de derecha?

FO: “Vería con orgullo que nuevamente convocaran a los profesionales de esta institución a un gobierno de centroderecha, porque al final la tarea que tenemos nosotros como centro de estudios es, entre otras cosas, ser un formador de futuros servidores públicos. Nos corresponde a los más “seniors” impulsar y ayudar a que esas vocaciones de los más jóvenes por el servicio público se puedan desarrollar y aflorar en esta institución”.