22 de diciembre de 2016

El difícil debut de Marcel

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El lunes recién pasado el nuevo Presidente del Banco Central, Mario Marcel, realizó su primera presentación del Informe de Política Monetaria (IPoM). No debe haber sido fácil debutar a la cabeza del instituto emisor entregando un panorama tan poco auspicioso.

En términos generales, se rebajaron las perspectivas de crecimiento para este y el próximo año, no se observa una recuperación de la confianza y nos enfrentamos a un escenario de condiciones financieras menos favorables. Esto, en el marco de una inflación que baja a una velocidad mayor a lo anticipado.

Por el lado de la actividad interna, en el IPoM se estima que esta continúe con un desempeño acotado para recuperarse hacia el segundo semestre del 2017, apoyándose como supuesto de trabajo en que el sector minero no volverá a registrar las fuertes caídas de períodos previos. De esta manera, el Banco Central está atribuyendo al pobre desempeño de la minería en gran parte el bajo Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) que se ha registrado en lo que va del año.

Al observar las cifras, sin embargo, además de la dramática caída del Imacec minero, se registra un pobre desempeño del Imacec no minero. Para tener una idea más clara, si revisamos la historia, encontramos que este indicador comenzó en 2016 con una tasa de crecimiento de 3,4%, para alcanzar a octubre el resultado de 0,3%. En una perspectiva más larga, se tiene que para el promedio 2010-2013 el crecimiento del Imacec no minero fue de 6%, al tiempo que en lo que va del 2016 sólo alcanza una tasa de crecimiento promedio de 2,1%.

Por lo tanto, el Imacec no minero también requiere de un impulso para que nuestro crecimiento avance. En este sentido, sería interesante enfocarse en otro aspecto que el IPoM también menciona como factor de ralentización de la economía: la confianza, que continúa en niveles pesimistas y no muestra signos de mejora.

Hacia adelante cabe preguntarse entonces: ¿qué fue aquello que nos hizo perder la confianza? ¿Qué podemos hacer para recuperarla? Al respecto, dos conceptos se me vienen a la cabeza: estabilidad y reglas claras.

Columna de Carolina Grünwald, Economista Senior de Libertad y Desarrollo, publicada en Pulso.-