20 de octubre de 2016

Columna de Luis Larraín en Diario Financiero: “No+Mentiras”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El movimiento No+AFP realizó su tercera marcha en diversas Luisciudades del país. En Santiago, Carabineros estimó en poco más de 6.000 personas el número de asistentes. Los organizadores afirman que fueron 60.000. Una pequeña diferencia, tal como la que hay entre los datos que ellos presentan para atacar al sistema de pensiones y la realidad.

Si dicho movimiento ha tenido algún éxito ha sido porque representa el sentimiento de muchos chilenos que consideran que sus pensiones, o la de sus padres, son insuficientes.

Un enfoque honesto intelectualmente sería analizar cuáles son los determinantes del valor de una pensión y luego tratar de encontrar una explicación al problema sobre esa base.

Son varios los determinantes de una pensión, quizás el más importante es el sueldo de una persona durante su vida laboral. También es importante el número de años cotizado, lo que se conoce técnicamente como la densidad de cotizaciones. Enseguida tenemos la tasa de cotización, una de las variables más relevantes. Luego están los años de sobrevida esperados, que a su vez dependen de la edad de jubilación y de las expectativas de vida. Incidentes también son los beneficios del pilar solidario entregados por el Estado y por último, hay que mencionar la rentabilidad de las inversiones del fondo de pensiones. Hay más variables que inciden, pero me voy a quedar con estas seis, que son las más significativas, para simplificar el análisis.

Pues bien, de estas seis variables hay sólo una, la rentabilidad del fondo de pensiones, que depende de las AFP. Esta rentabilidad ha sido extraordinariamente buena, promediando un 8% real anual desde el inicio del sistema. Difícilmente se encuentra en el mundo una rentabilidad similar para este nivel de riesgo en un período tan prolongado de tiempo que incluye la fatídica crisis de Lehman Brothers el año 2008. En todas las demás variables las AFP no tienen incidencia alguna.

¿Es honesto intelectualmente, entonces, plantear que No+AFP es la solución para resolver el problema de bajas pensiones? Juzgue usted.

Para resolver el problema de las bajas pensiones sería necesario actuar sobre las otras variables y eso es una tarea del gobierno o de la economía del país pero no de las AFP. El citado movimiento no menciona siquiera que la tasa de reemplazo en Chile está en la media de los países de la OCDE. Otra cosa es que los salarios en Chile sean bajos. Tampoco se molestan en comparar nuestra tasa de cotización con la del resto de países de la OCDE, porque descubrirían que con excepción de Australia, Canadá y Nueva Zelanda los demás países de esa organización tienen tasas  mayores, que se acercan al 20%. Ignoran también que la mayoría de los países del mundo en los últimos años ha estado aumentando las edades de jubilación y Chile no lo ha hecho desde los inicios del sistema, pese a que nuestro país es uno de los que ha visto envejecer más rápido a su población en el período: seis años de mayor expectativa de vida en los hombres y siete años en las mujeres.

En resumen, para mejorar el nivel de las pensiones hay que actuar sobre todas esas variables y esa es responsabilidad del gobierno. Afirmar que terminando con las AFP se acaba el problema es una mentira.

Hay que decir adicionalmente que el movimiento No+AFP es vago a la hora de proponer soluciones. Son partidarios del sistema de Reparto, sin dar mayores detalles de su funcionamiento. Simplemente no escuchan el argumento de que los cambios demográficos en el mundo hacen más difícil los sistemas de reparto y de hecho hay varios de ellos en crisis. No hablan del creciente monto de la deuda para hacerse cargo de esta crisis de los sistemas de reparto. Polonia y Francia ya están con deudas contingentes por pensiones de más de 350% del PIB. Dinamarca, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Portugal y España superan el 300% del PIB. Lo peor de la crisis de los sistemas de reparto está por venir y No+AFP invita alegremente a los chilenos a sumarse a él.

Como afirman que no son partidarios de expropiar el stock de ahorro acumulado en las cuentas individuales, se quedan también sin respuesta ante la pregunta de cómo mejorarán las pensiones.

No es ese su objetivo, lo que pretenden es destruir las bases de nuestra economía y no podemos seguir indiferentes a ello.

Columna de Luis Larraín, Director Ejecutivo de Libertad y Desarrollo, en Diario Financiero.-