3 de agosto de 2016

Manual de propaganda electoral

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El Servicio Electoral (Servel) ha informado, mediante un manual de propaganda electoral, acerca de las disposiciones específicas en materia de control de propaganda para el ciclo eleccionario municipal de 2016. En este instructivo se estipulan los procedimientos, definiciones, periodos y resoluciones para la aplicación específica de la norma.

Si bien el texto legal Jorge Ramírez, Francisco Lópezaprobado en enero del presente año ya podía ser interpretado como maximalista respecto del estándar de las democracias más consolidadas, entrando en abierta colisión con principios esenciales de todo sistema democrático, como son la libertad de expresión (la posibilidad de difundir en la ciudadanía una propuesta política) y la competitividad al interior del sistema político -los candidatos “nuevos” son los más perjudicados con las limitaciones estrictas a la posibilidad de realizar propaganda-, la interpretación del Servicio Electoral parece exceder todo límite.

Al respecto, el Servel prohíbe realizar propaganda electoral a través de redes sociales como Facebook, Twitter y WhatsApp, entre otras. Se trata de una disposición anacrónica que limita la utilización de plataformas y medios electrónicos y que parece un sinsentido, atendiendo a la nula capacidad de enforcement que tendrá el Servicio para hacer efectivo el cumplimiento de esta norma. ¿Intervendrán las comunicaciones privadas de WhatsApp? ¿Darán forma a ciberpolicías tuiteras?

Lo anterior se suma a las dudas respecto de la constitucionalidad del instructivo, al coartar la libertad de expresión e interferir potencialmente en las comunicaciones privadas.

En momentos en que el descrédito político e institucional abunda y fenómenos como la abstención y la renovación de los elencos partidarios nos preocupan a todos, se necesitan medidas que fomenten la participación, promuevan un debate político informado y faciliten la competencia. Disposiciones absurdas, como la comentada, solo contribuyen a empantanar aún más la calidad de nuestra actividad política.

Carta al Director de Jorge Ramírez, Coordinador del Programa Sociedad y Política de LyD, y Francisco López, Coordinador del Programa Legislativo de LyD, en El Mercurio.-