18 de agosto de 2016

Columna de María Paz Arzola en Pulso: “Educación escolar: Del eslogan a la realidad”

María Paz ArzolaLa semana pasada la prensa publicó los resultados de un informe sobre la situación de los colegios particulares subvencionados que, tal como obliga la mal llamada ley de “inclusión, deberán convertir su personalidad jurídica de aquí a diciembre de 2017. Según éste, apenas 5% del total ha logrado realizar dicho cambio, mientras la mayoría se encontraría en situación de incertidumbre, ya sea por falta de información (21,4%) o porque aún no decide si continuará bajo el sistema subvencionado o se convertirá en particular pagado (32,6%). El mismo informe contabiliza 124 establecimientos en riesgo de cierre.

Así, vemos que la ley que el Gobierno denominó como “de inclusión”, bien podría terminar reduciendo las opciones educativas para los alumnos más vulnerables, pues en lugar de potenciar la mejora, tiene a los sostenedores más preocupados de no perder sus colegios. Es la consecuencia de legislar desde el prejuicio, basándose en titulares y desconociendo la realidad de nuestro sistema escolar y sus posibilidades de asumir la excesiva burocracia que introduce la ley. Y ojo, que esto es sólo el comienzo: el grueso de las nuevas normas recién aplicarán el año 2020, a las que hay que sumar los cambios de la nueva carrera docente que entrará en régimen en 2026.

Simultáneamente, se informó sobre la tendencia al decaimiento de la educación municipal –que este 2016 representa apenas el 36% de la matrícula escolar- y cómo la paralización de las clases está llevando al abandono de los liceos emblemáticos. Si bien se tramita un proyecto de ley para “desmunicipalizar”, éste pretende entregar la administración de los más de 5 mil establecimientos municipales a tan sólo 67 nuevos organismos públicos sin siquiera disponer suficientes recursos, y con un nivel de centralismo que no se ve cómo podría resolver los defectos del actual sistema.

Queda así de manifiesto que la equidad ha sido sólo un eslogan, ausente en realidad de las iniciativas de este Gobierno en materia escolar. Hoy no sólo se tiene entre las cuerdas al sistema particular subvencionado al que asiste más de la mitad de los alumnos más vulnerables del país, también está peligrando el futuro de la educación pública.

Columna de María Paz Arzola, investigadora del Programa Social de LyD, en Pulso.-