1 de septiembre de 2015

Lo que esconde el promedio de pensión del sistema de capitalización individual

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

pensiones 3De acuerdo a información de la Superintendencia de Pensiones, en mayo recién pasado el promedio de pensión de vejez entregado por el sistema de capitalización individual fue de tan sólo $182.232. Este valor efectivamente es bajo si se compara con el salario mínimo vigente (76% de los $241.000) o con la renta imponible promedio de los cotizantes en dicho mes (sólo alcanza 28% de dicho promedio, que es de $660.930).

Sin embargo, ese valor promedio de pensión de vejez desinforma respecto de la pensión final que se puede obtener al ahorrar en el sistema previsional vigente. Este monto esconde una gran varianza de densidad de cotización: agrupa bajo un mismo criterio a quienes ahorraron durante toda su trayectoria laboral con personas que cotizaron sólo unas pocas veces e incluso una sola vez, como ocurre en el caso de las mujeres que sin haber cotizado buscan recibir el bono por hijo creado por la Reforma Previsional del 2008 (sólo válido para mujeres pensionadas).

Lamentablemente, la Superintendencia de Pensiones no publica en sus reportes mensuales el valor promedio de pensión de vejez diferenciado según número de cotizaciones realizadas durante la vida activa. Sin embargo, de acuerdo a información solicitada por la Subsecretaría de Previsión Social en 2014 a dicha Superintendencia, quienes se pensionaron entre enero de 2012 y mayo de 2013 habiendo cotizado durante más de 30 años en el sistema previsional vigente, obtuvieron pensiones cercanas a $380 mil pesos (en $ 2015), más del doble del promedio que muestra la Superintendencia. Este valor podría incrementarse aún más si se considera el Aporte Previsional Solidario, vigente desde 2008.

El promedio de pensión de vejez que entrega la Superintendencia tampoco nos permite comparar el sistema de capitalización individual con el sistema antiguo. A simple vista, pareciera que el sistema antiguo obtendría mejores resultados, de hecho su pensión de vejez promedio para mayo es de $211.135 (16% superior). Sin embargo, dicho promedio oculta que en el sistema antiguo sólo reciben pensión quienes cumplen con un número mínimo de aportes. Es más, de acuerdo a información del IPS, el número de imponentes sin pensión de vejez en las ex-cajas de previsión, por no cumplir la densidad de aportes, es cercano al 50% del total.

El promedio entregado del sistema de reparto no incluye los ceros que correspondería imputarle a quienes no tuvieron derecho a pensión. Por lo tanto, la correcta comparación con el sistema de capitalización individual debería mostrar una pensión para el sistema antiguo de $211.135/2 = $105.567,5,  valor que se vería aún más reducido si adicionalmente consideramos que en el sistema de capitalización individual la tasa de cotización es menos de la mitad que la que se realizaba para el sistema antiguo.

En conclusión:

Nuestro sistema de pensiones vigente efectivamente entrega mayores pensiones a quienes presentan una mayor densidad de cotización. Por ende, si queremos aumentar las pensiones de vejez, en vez de realizar reformas estructurales al sistema de capitalización individual, urge abordar aquellos factores que nos impiden ahorrar para nuestra jubilación.

De tal forma de informar correctamente a la población sobre los resultados de nuestro sistema de pensiones, la Superintendencia debiese hacer público en su boletín mensual el promedio de pensión de vejez según el número de años cotizados durante la vida activa. Asimismo, la correcta comparación con el sistema antiguo exige incorporar los ceros de quienes no reciben pensión de las ex-cajas de previsión por no cumplir con la densidad de aportes requerida.