14 de Septiembre de 2015

Ediciones LyD lanzará libro con propuestas para el sistema previsional paralelas al informe Bravo

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Hace un año, un grupo de académicos comenzó un trabajo de investigación paralelo a la comisión presidencial que dio origen a un nuevo libro sobre el sistema de pensiones chileno. El texto está pronto a su publicación y contiene cerca de 30 propuestas de modificación al actual modelo de capitalización individual y al Pilar Solidario de cargo fiscal, creado con la reforma de 2008.

pensiones 3El libro, titulado Pensiones: propuestas para el futuro”, fue coordinado por Ediciones LyD y busca generar un debate paralelo -y también complementario si el gobierno lo permite- al que se abrirá cuando la Comisión Bravo entregue su informe final con el diagnóstico y recomendaciones de cambios al sistema actual.

El texto, de casi 190 páginas, tiene como propuestas centrales igualar la edad de pensión de hombres y mujeres, e indexar esa edad a la esperanza de vida, los nuevos parámetros demográficos y características del mercado laboral.

Además, se sugiere incentivar y facilitar la prolongación de la vida laboral, crear un modelo inédito de pausa voluntaria en el pago de la pensión y generar dos modelos o alternativas de seguros de longevidad para la cuarta edad (uno vinculado a las AFP y el otro a cargo de las aseguradoras).

Para el Pilar Solidario, en tanto, se recomienda elevar el Aporte Previsional Solidario (APS) de vejez cuando se postergue la edad de pensión; igualar los cálculos que rigen para los APS de invalidez y vejez; elevar la Pensión Básica Solidaria (PBS) a un nivel cercano al salario promedio de los trabajadores activos, y asegurar la cobertura del Pilar Solidario -en especial de APS- a los pensionados de retiro programado cuando sus ahorros se extingan.

El objetivo de las propuestas, se explica a lo largo del texto, es elevar las pensiones y mejorar su cobertura; terminar o reducir las lagunas previsionales; adecuar los parámetros de cálculo de las pensiones a los cambios demográficos, económicos y laborales al estado actual del país. También corregir problemas de diseño, cobertura y focalización en el Sistema de Pensiones Solidario (SPS), y abordar las necesidades que abre el surgimiento de la llamada cuarta edad.

La primera parte del texto se denomina “La previsión como política social” y los capítulos están a cargo de Salvador Valdés, ex asesor de Hacienda, Augusto Iglesias, ex subsecretario de Previsión Social, e Ignacio Irarrázaval. Ahí, abordan cuestiones como la pobreza en la tercera edad comparada con la pobreza en otros grupos etarios; analizan el funcionamiento del Pilar Solidario y relacionan el sistema de pensiones con otras prestaciones sociales.

La segunda parte se titula “Envejecimiento de la población y previsión” y contiene los aportes de Juan Bravo, Guillermo Martínez, Gonzalo Edwards y Juan Pablo Contreras, además de un capítulo dedicado a analizar el sistema de reparto, a cargo de Mónica Titze, ex asesora de la subsecretaría de Previsión Social.

En este caso, los autores abordan los cambios demográficos en la población chilena y la presión que ejerce sobre el sistema de pensiones (indistintamente del tipo de modelo), se analizan numéricamente las diferencias entre un sistema de reparto y de capitalización individual obligatoria, y se plantean propuestas para hacerse cargo del aumento de la longevidad.

La tercera parte del libro, denominada “Fundamentos y determinantes del sistema previsional chileno”, entra en el corazón del sistema de pensiones y sus capítulos fueron elaborados por Francisco Parro, ex asesor de Hacienda, Rodrigo Acuña, ex presidente de la Fiap (Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones),  y Salvador Valdés. Ahí se analizan los elementos determinantes del nivel de las pensiones; se reconoce que el mercado laboral es clave para configurar el nivel de las jubilaciones y su relación con las remuneraciones en la vida activa. Además, se desmenuza el sistema de capitalización creado con el DL 3.500 , de 1981, “para explicar cómo este es capaz de responder con eficacia a los requerimientos y objetivos que se le plantean y, por último, se discute, esta vez conceptualmente, las diferencias entre un sistema de reparto y uno de capitalización para reparar en la relación clave que existe entre el retorno al capital y la variación de las remuneraciones en un sistema de capitalización individual”.

El libro “Pensiones: propuestas para el futuro” fue prologado por el director ejecutivo de LyD, Luis Larraín, y coordinado por Alejandra Candia, directora del Programa Social de la entidad, y Cecilia Cifuentes, economista senior.

Fuente: La Tercera.