23 de julio de 2015

Susana Jiménez: “¿Por qué los grandes generadores no podrían entrar sin ENAP?”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Susana Jimenez ScLa ampliación del límite de propiedad de ENAP en las centrales que desarrolle junto con socios, que pasó del 49% al 66% en la ley de ampliación de giro, preocupa a la economista Senior del Programa Económico de Libertad y Desarrollo, Susana Jiménez. En su opinión, no hay ninguna razón que explique por qué las grandes generadoras internacionales necesitarían ingresar a Chile de la mano de una empresa que no sólo no conoce el negocio eléctrico, sino que además está en una posición muy debilitada en términos financieros.

¿Cómo ve usted esta discusión?

Ellos partieron este proyecto diciendo que querían tener una participación minoritaria y que solamente buscarían viabilizar proyectos. Pero en la tramitación legislativa tuvo un cambio, eso fue modificado y lo que antes era una participación de hasta 49% se transformó en una participación de hasta 66%. Pero se desvirtuó el objetivo original que era tener una participación minoritaria. Lo que tenemos hoy es una ENAP muy comprometida, y eso lo ha tratado de transmitir su gerente general a través de los medios, en ser un actor relevante en teoría para aumentar la competencia.

ENAP no tiene experiencia en la industria de generación.

La pregunta que cabe es ¿cómo lo va a hacer? Porque para ser un actor mayoritario no tiene ni la espalda financiera ni la experiencia para serlo. Entonces uno dice bueno, quiere tener una participación minoritaria e invitar a otros agentes a participar a este mercado. La duda es: ¿Por qué esos actores no entran por sí solos? ¿Cuál es la ventaja que les da entrar de la mano con una empresa estatal? Y la respuesta parece ser parece ser “conveniente”. ¿Le van a conseguir una mejor gestión para lograr las aprobaciones ambientales? ¿Acaso creen que por ir de la mano de la estatal van a tener menos oposición ciudadana o van a conseguir los permisos más rápido? Porque si es así estamos frente a una situación de discriminación. Legítimamente uno puede preguntarse por qué para una empresa internacional va a ser más conveniente entrar con ENAP si ENAP básicamente no tiene experiencia, no tiene capital y no debiera tener preferencias al momento de hacer las aprobaciones sectoriales y ambientales. Entonces, a mí a lo menos me genera preocupación.

Pero ya existe una lista corta, es decir, hay interesados.

Eso es lo que me preocupa. La pregunta es al revés. Por qué esas empresas sienten que no pueden entrar a Chile sin la ayuda de la estatal. ¿Qué les está dando ENAP a cambio para que sea conveniente entrar con ellas? Eso no se sabe. ¿Será lobby? No tienen experiencia ni capital. Otro punto es la debilidad financiera de ENAP. Si uno limpia los últimos resultados, que han sido positivos, tanto 2013 y 2014 tienen efectos que no fueron permanentes como ventas de activos, una situación por la reforma tributaria, etc. Entonces si sólo fueron efectos puntuales, los resultados siguen siendo débiles. Con su nivel de endeudamiento una empresa privada estaría quebrada.

¿No podría ser una oportunidad para mejorar las cifras de ENAP?

Si así fuera uno tendría que preguntarse si tiene sentido eso o a lo mejor no se justifica tener una empresa estatal. Uno podría decir que entre a otros negocios, ¿pero tiene sentido tener una empresa estatal para que trate de arreglar sus números? No me hace sentido. Y lo que me preocupa es que si bien uno puede entender esta intencionalidad de aumentar competencia, porque básicamente están mirando eso, la duda es por qué no crear condiciones para que sea atractivo para estos nuevos actores entrar.

 

Fuente: Pulso.-