12 de Noviembre de 2014

REFORMA LABORAL: LA IMPORTANCIA DE UN DIAGNOSTICO CORRECTO

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El pronto envío de la reforma laboral es sindicado actualmente como uno de los factores que frena las decisiones de inversión, ya que afecta la definición de los proyectos en cuanto a su uso intensivo de trabajo o capital. El mismo efecto se produce en proyectos vigentes respecto de sus decisiones de ampliación, particularmente en empresas de menor tamaño o tamaño medio, donde incluso antes de las reformas, iniciativas como la polifuncionalidad son complejas de asimilar.

Es válido preguntarse si es éste el tipo de reforma laboral que el país necesita para avanzar simultáneamente en eficiencia y equidad, y lo cierto es que la realidad de nuestro mercado laboral apunta en sentido contrario. En el país hay actualmente 560 mil desocupados, 1,58 millones de trabajadores por cuenta propia y 676 mil trabajadores asalariados que no tienen contrato, por lo que probablemente no cuentan con protección laboral. Estamos hablando de un total de más de 2,8 millones de trabajadores, que constituyen el sector más vulnerable desde el punto de vista social, y que se verán perjudicados por una reforma que no pone el foco en el empleo y la fluidez del mercado laboral. No hay mejor protección al trabajador que una economía dinámica que genera empleos y permite incrementos sostenidos de empleo y remuneraciones, escenario en el cual el trabajador puede elegir al mejor empleador.

En adelante nos centraremos en analizar la situación laboral en Chile, lo que debiera ayudar a poner atención en las debilidades del mismo. Es clave evitar afectar la capacidad de generar empleo e incrementos de remuneraciones reales, sin reducir a la vez las opciones de quienes quieren integrarse al mercado laboral. Luego de un significativo dinamismo en términos de cantidad y calidad en el período 2010 – 2013, hemos visto este año, producto de la debilidad de la economía, una situación claramente menos favorable para los trabajadores. De un ritmo promedio anual de aumento de empleo de 284 mil en esos cuatro años, el ritmo ha caído a 123 mil durante este año, de los cuales un 67% corresponde a trabajo por cuenta propia. El ritmo de crecimiento de las remuneraciones reales también se ha aminorado, de un 3% promedio anual entre 2010 y 2013 a un 1,8% durante este año. El centro de la reforma laboral debería ser entonces recuperar las cifras positivas.

CLIMA LABORAL Y SINDICALIZACION EN CHILE

Lo primero que vale la pena mencionar es que  la tasa sindical óptima es aquella deseada por los trabajadores, lo que se expresa en forma voluntaria. Si hoy existiesen malas prácticas y los trabajadores se viesen forzados a no manifestar libremente su opción a sindicalizarse, debiéramos observar deterioro en el clima organizacional y una explosión de casos con prácticas anti sindicales.

SIGA LEYENDO EL ESTUDIO EN PÁGINA 2