2 de junio de 2014

ENCUESTA LYD: PADRES PREFIEREN CALIDAD SOBRE GRATUIDAD

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

La calidad es la prioridad para los padres con hijos en edad escolar. Es en este aspecto, y no en la gratuidad, en el que según ellos debiese centrarse la reforma educacional. Así lo concluye una encuesta realizada por Libertad y Desarrollo a padres y apoderados con hijos en edad escolar en que el 91% de los encuestados señala que lo más importante en la discusión en educación es la calidad y no la gratuidad.

Al desglosar la pregunta anterior, esta opción es independiente del establecimiento al que asistan sus hijos, puesto que es elegida por un 91% en el caso de los establecimientos particulares subvencionados, un 90% en los municipales y un 93% en los particulares pagados.

¿Es la selección un problema real?

Se realizaron una serie de preguntas de tal modo de dimensionar si la selección es efectivamente considerada por los padres una barrera de entrada a la educación. Para ello se consultó sobre la percepción de la asignación al azar de los alumnos, así como también sobre la experiencia de los padres al momento de postular a sus hijos al colegio.

En primer lugar, sobre la valoración de los padres de la posibilidad de elección de escuela, versus una asignación al azar a un colegio, el 74% otorga la máxima valoración, mientras que sólo un 3% le asigna poca valoración. Este resultado se mantiene al considerar el tipo de dependencia del establecimiento. La valoración es mayor o igual a 6 de manera consistente para más del 70% de los padres y sólo 3% de los padres le asigna valoración menor o igual a 2.

Así, reemplazar los mecanismos actuales de selección, con los cuales se sienten bastante satisfechos, por uno aleatorio como el que plantea el Gobierno, los dejaría en una peor situación.

Respecto a la experiencia real que tuvieron al postular a su hijo a un establecimiento educacional, el 91% señala que éste fue aceptado en el primer colegio al que lo postuló, el primero de su preferencia. El 70% de los encuestados señala que postuló a su hijo a un solo colegio, mientras que el 21% lo postuló a dos. Estas cifras no varían de forma importante si distinguimos por la dependencia educacional del establecimiento final en el que se matriculó, es decir, las familias deciden entre el mismo número de colegios, sin importar en qué dependencia educativa se encuentren.

El 86% de los encuestados, a su vez, señala que no presentó limitantes al momento de postular a su hijo al colegio. Lo anterior da cuenta de que el tema de la selección no es relevante desde el punto de vista de las preocupaciones de los padres ni es una barrera para las familias, pues la mayoría de ellas ha podido acceder a los colegios que querían.

Con respecto a la elección de los padres, al preguntar sobre su preferencia entre un colegio municipal y uno particular subvencionado -a igual costo de matrícula y distancia-, los particulares subvencionados son preferidos por el 74% de los padres, mientras que los municipales, sólo por el 26%.

Nivel de Satisfacción actual

Adicionalmente, se consultó a los padres por el nivel de satisfacción con la educación que reciben sus hijos. El 60% de los encuestados evalúa el establecimiento en el que estudia su hijo con nota 6 ó 7, mientras que sólo el 2% lo evalúa con nota 1 ó 2. Estos resultados tienden a mantenerse al analizarlos según tipo de establecimiento: 56% en el sector municipal, 62% del sector particular subvencionado y 69% del particular pagado evalúan el establecimiento al que asisten sus hijos con nota 6 ó 7. Esto es, de manera consistente, más de la mitad de los padres evalúa el colegio al que asisten sus hijos con nota mayor a 6.

Un punto importante es que a partir de la evaluación que los padres realizan de los establecimientos en los que estudian sus hijos, un 82% no cambiaría a su hijo de colegio. Es especialmente relevante esta respuesta, ya que tomando en cuenta que un porcentaje importante de colegios particulares subvencionados podría cerrar o convertirse en particulares pagados con la reforma educacional, muchas familias se podrían ver forzadas a cambiar a sus hijos de establecimiento educacional.

Eliminación del Financiamiento Compartido

En el contexto de la eliminación del financiamiento compartido que introduce el proyecto de ley que se tramitará desde la próxima semana en el Parlamento, el 66% declara que seguiría destinando estos recursos para mejorar la educación de su hijo, mientras que el 33% restante declara que los utilizará para otros gastos del hogar.

Esto es posible interpretarlo como que, con el fin del copago, una parte de los recursos dejarán de ser invertidos en educación, pero la mayor parte seguirá destinándose a este ítem en aquellas familias que pueden incurrir en un gasto adicional, pues es para ellas una prioridad. Al gastarse ahora por fuera de la escuela, contribuirá a acentuar las desigualdades educativas, en la medida que las familias que cuentan con más recursos, los utilizarán en exclusivo beneficio de su hijo y ya no de su escuela.

Conclusiones

Existe mayoritariamente una elevada satisfacción tanto con los establecimientos educacionales, como con las posibilidades que han tenido para acceder a ellos. Los padres valoran el poder elegir, y se muestran conformes con sus decisiones hasta ahora.

Respecto a las prioridades en materia de política educacional, plantean que lo más importante es la calidad, y no la gratuidad, y que en el caso que les prohibieran aportar recursos directamente a sus escuelas, entonces seguirían destinándolos a mejorar la educación de sus hijos de otras maneras.

Ficha técnica:

–          Encuesta telefónica a 1.050 padres y apoderados con hijos en edad escolar de la Región Metropolitana.

–          La encuesta fue respondida por apoderados de establecimientos particulares subvencionados (55%), municipales (30%) y particulares pagados (15%) de la Región Metropolitana. Comparados con la distribución efectiva de matrículas en la Región Metropolitana, según datos del MINEDUC, tenemos que en nuestra muestra hay una leve subestimación de apoderados del sector particular subvencionado, en desmedro de los otros dos sectores.

–          Aplicada entre el 26 y 28 de mayo de 2014.

–          Muestreo probabilístico con selección aleatoria de hogares.

–          Margen de error asociado del 3%.