19 de septiembre de 2013

CARLOS DÍAZ: “VOLVER A UN SISTEMA DE REPARTO SERÍA UNA TRAMPA FISCAL MORTAL”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

El tema de las pensiones se ha puesto en la agenda. El debate público que se ha generado en torno de un eventual perfeccionamiento del sistema de pensiones no ha dejado indiferente a Carlos Díaz, Presidente del Consejo Consultivo Previsional y Director de la Escuela de Administración de la UC.

En este contexto, él conversó con Revista LyD y señaló que el sistema de AFP es el indicado para administrar los fondos de pensiones en Chile.

¿Es eficiente el sistema de AFP para convertir las cotizaciones en pensiones?

Si por eficiencia entendemos la capacidad de recolectar fondos, administrarlos y que aumenten en el tiempo, yo creo que sí. Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) administran bien los fondos, siguiendo las reglas financieras que corresponden. Además, con el tiempo se ha ido incrementando la competencia, lo cual ha permitido bajar las comisiones y por ende, estoy convencido que es un buen sistema para administrar los fondos de pensiones.

Entonces, ¿por qué existe la percepción generalizada de que las pensiones son menores a las esperadas?

Lo que sucede es que los chilenos tienen lagunas de cotización muy grandes, en donde han pasado mucho tiempo sin cotizar. La gran mayoría de las personas no toma conciencia de que la gente en promedio ha cotizado la mitad del tiempo que deberían haberlo hecho. Entonces, si yo debo cotizar 40 años pero sólo cotizo 20, evidentemente no voy a obtener una pensión equivalente a la que tendría si hubiera cotizado los 40 años. En el caso de la mujeres, ellas han cotizado menos de la mitad de lo que debieran hacerlo, y los hombres, en general, han cotizado un poco más de la mitad. No obstante a ello, las AFP no pueden obligar o perseguir a la gente para que coticen.

La segunda explicación de por qué las pensiones son menores a las esperadas, es porque las expectativa de vida se ha incrementado en los últimos años, y va a seguir aumentando. Por lo tanto, la gente está viviendo más pero con la misma plata ahorrada. Entonces, como la pensión tiene que financiar a la persona una mayor cantidad de años, evidentemente ésta baja.

La candidata presidencial de la Nueva Mayoría ha propuesto la creación de una AFP estatal. Si esto sucediera, ¿ésta podría generar mayor competencia en las administradoras de pensiones?

Si la AFP estatal fuera más eficiente en término de menores costos sí podría aumentar la competencia. Ahora, hay que preguntarse ¿por qué esa AFP estatal habría de ser más eficiente en temas de costos? Y la verdad es que no hay ningún motivo de por qué una empresa del Estado puede tener menores costos que una empresa privada. Al contrario, en general las empresas del Estado siempre terminan teniendo costos superiores a las privadas por los temas políticos de por medio. Hay variados ejemplos de ello en otros sectores de la economía.

La propuesta de la Nueva Mayoría todavía no es muy clara. No han explicado por qué una AFP estatal puede ser más eficiente en costos o puede administrar mejor el dinero que las AFP privadas que lo administran muy bien en términos de inversiones. Yo, sinceramente, creo que lo de la AFP estatal es más un slogan político que algo real.

¿Es cierto que una AFP estatal podría tener comisiones más bajas e incluso en nivel cero, como señalan algunos diputados socialistas impulsores de esa iniciativa?

Las AFP tienen costos administrativos: en personal, sucursales, sistemas tecnológicos, etc. No pueden tener comisión cero, eso es imposible. Si tuviera comisión cero entonces ¿cómo se pagarían los sueldos de las personas que trabajarían ahí? No hay ninguna razón técnica que diga por qué una AFP estatal puede cobrar menos y ser más barata, salvo que tengan un subsidio del Estado. Comisión cero significaría que el Estado subsidie todos los gastos administrativos.

¿Podría una AFP del Estado redestinar sus utilidades a los mismos pensionados?

En el caso que la AFP estatal sea subsidiada, el Estado tiene que pasarle dinero sin esperar recuperar nada, por lo que no tendría utilidades. No se podría subsidiar una AFP estatal sin que termine siendo una carga para el Estado. Salvo que la AFP estatal compita en buena lid, como el Banco Estado, por ejemplo.

¿Es cierto que la creación de las AFP ha sido una de las principales causas del crecimiento de Chile en los últimos 30 años, tal como lo señala José Piñera?

Más que las AFP, el sistema de capitalización individual permitió generar una masa de ahorro significativa en el país. El costo está dado por la cantidad de dinero que se ha ahorrado gracias a la capitalización obligatoria. Ella efectivamente es administrada por las AFP y ellas son las que toman las decisiones de inversiones. Entonces, aquí el gran canal ha sido el ahorro, que se transformó en inversión, y luego la inversión se transformó en crecimiento.

¿Es viable la posibilidad de volver a un sistema de reparto en Chile?

Casi todos los sistemas de reparto son muy costosos porque las generaciones jóvenes financian a las generaciones mayores. Es por ello que en casi todo el mundo los sistemas de reparto están en crisis porque no son capaces de financiar sistemáticamente el gasto de los pensionados. Yo diría que es muy difícil volver a un sistema de reparto porque la población en Chile está cambiando. Cada vez vamos a tener menos jóvenes en proporción a la cantidad de adultos mayores, que cada vez van a vivir más. Entonces, ¿de a dónde sacaríamos dinero si hay pocos jóvenes para financiar a cada vez más adultos mayores? Volver a un sistema de reparto sería una trampa fiscal mortal.

En 2008 se realizó en Chile una reforma que fue consensuada por todos los partidos políticos en la Comisión Marcel, liderada por la Presidenta Bachelet, que dio lugar al sistema del Pilar Solidario para ayudar a la gente de menores recursos. Es así, como una de las ventajas de Chile es que tenemos un sistema de capitalización individual complementado con el Pilar Solidario. Este permite efectivamente financiar la pensión básica solidaria y el aporte previsional solidario de las personas que pertenecen al 60% más pobre. Hoy en día, nosotros tenemos un elemento de apoyo social súper importante. Tenemos un sistema mixto porque el Estado está aportando de manera permanente; la reforma para crear el Pilar Solidario se realizó con disciplina y responsabilidad fiscal, proyectándose los gastos y las expectativas de vida, entonces ha habido un equilibrio y un resguardo a las cuentas muy importante en Chile. Creo que lo mejor es mantenernos así e ir haciendo los ajustes dentro de este sistema. Volver a un sistema de reparto es caer en una trampa fiscal.

¿Es posible modificar el sistema actual para mejorar las pensiones?

Algunas personas han propuesto elevar la edad de jubilación y eso es un tema complejo de hacer. De hecho, en el Consejo Consultivo Previsional estamos encargando un estudio para ver si la gente tiene oportunidades de trabajo a los 67 o a los 70 años, por ejemplo. No sacamos nada con decirle a la gente que jubile a los 70 si después no tienen dónde trabajar. Yo creo que ahí falta estudiar las condiciones de trabajo a esa edad.

¿Usted concuerda con lo que piensa el Presidente Sebastián Piñera que hay que intentar prolongar la vida laboral, pero por medio de incentivos?

Me parece interesante, hay que estudiar cuáles son los incentivos. Conceptualmente, es una buena estrategia, pero mientras no aparezca algo concreto es difícil opinar con detalle. Nosotros como país debemos diseñar algunos mecanismos efectivos y también de mejor fiscalización para que la gente cotice toda su vida o gran parte de ella y no tengamos esta situación de ahora.

¿Le parece razonable un sistema en que las comisiones de las AFP reflejen de alguna forma la rentabilidad obtenida por los fondos?

A mí me parece muy razonable que las comisiones reflejen la rentabilidad de los fondos. El sistema actual efectivamente mete bastante ruido porque obedece a sueldos y salarios, y a veces caen las inversiones en la bolsa. Me parece razonable que se estudie una nueva estructura de comisiones y que se revise el actual.

¿Existen barreras efectivas de ingreso a esta industria que expliquen los elevados retornos de las administradoras?

Efectivamente hay barreras, los clientes no se preocupan tanto de cuánta plata llevan juntando, de cuánto son las comisiones, de qué AFP está obteniendo mayor rentabilidad. La primera barrera es que las personas se demoran mucho en tomar conciencia de la importancia de las AFP. La gran barrera es la falta de movilidad de los afiliados. Este es un producto de largo plazo, donde los clientes no se preocupan mucho, y por lo tanto, capturar clientes es costoso.

¿Es necesario ampliar el Pilar Solidario a la clase media?

El Pilar Solidario llega hasta el 60% más pobre, así que ya está capturando a parte de la clase media, sin duda. Éste ha sido tremendamente exitoso en los objetivos que buscaba. Ha logrado reducir la pobreza, la brecha de género y la tasa de indigencia en el adulto mayor. En definitiva, hay más de un millón de personas recibiendo un beneficio del Pilar Solidario y éste ha mejorado sustancialmente la situación de ese grupo de pensionados.

Siempre es viable y factible ampliar la cobertura del Pilar Solidario, pero eso ya habría que evaluarlo a nivel político y a nivel del presupuesto del Estado. Para ello, hay que estudiar y analizar el impacto de gasto público y evaluar cuánto más quiere invertir el Estado en el sistema de pensiones solidarios. A mi juicio, va a haber que meditarlo en detalle. Es una decisión político-social, que tiene que ver con dónde queremos focalizar los recursos del Estado.

Algunos estudios o márgenes concluyen que el Pilar Solidario desincentiva el trabajo de los adultos mayores. De ser así, ¿existe un diseño que pueda atenuar ese efecto?

Siempre un sistema que da algún beneficio va a desincentivar el trabajo. Yo creo que sí se puede pensar en esquemas en términos de minimizar ese impacto, y caben entonces algunos sistemas de incentivos al trabajo, como lo propone el Presidente Piñera.