26 de julio de 2011

ECONOMISTA SENIOR DE LYD RESPONDE EN WSJ CUÁL ES LA ENERGÍA CONVENIENTE PARA CHILE

Susana Jiménez, economista senior de LyD, respondió a Amanda Maxwell, del Natural Resources Defense Council, quien en la edición del 19 de julio del Wall Street Journal, se preguntó ¿Qué tipo de energía servirá mejor para el desarrollo de Chile?

A juicio de la experta, la respuesta que da Amanda Maxwell en su carta es incorrecta.

Acá reproducimos la carta de Susana Jiménez:

Es evidente que la disputa sobre el proyecto hidroeléctrico HidroAysén Chile (PHA) ha traspasado fronteras. Amanda Maxwell, del Natural Resources Defense Council, pregunta en su carta del 19 de julio: “¿Qué tipo de energía servirá mejor el desarrollo de Chile?” Sin embargo, su respuesta es probablemente incorrecta.

PHA se compone de cinco centrales hidroeléctricas con una generación media anual de 18.430 horas gigavatios, equivalente al 31,5% del consumo de energía eléctrica de Chile en 2010. Se trata de un proyecto importante, pero no lo suficientemente grande como para hacer frente a las necesidades de energía en los próximos años, en su lucha por ser Chile un país desarrollado.

Algunos argumentan que no hay necesidad de construir PHA, ya que el país tiene un gran potencial para la generación de electricidad basada en fuentes alternativas, es decir, viento, solar, biomasa, geotérmica y energía minihidro. El problema es que la mayoría de estas tecnologías, como la eólica y solar, son más costosas que las fuentes convencionales, además de dar una generación intermitente y una baja escala de desarrollo.

También hay quienes consideran la sustitución de PHA con una mezcla de fuentes de energía alternativas. Si tomamos los 88 proyectos que han solicitado la aprobación del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental, la capacidad instalada sería superior a la de PHA, la producción, sin embargo, un 60% menos. Peor aún, si todos estos proyectos se llevaran a cabo, sería necesario afectar 43 ríos (no sólo dos como PHA) y un área tres veces mayor que la considerada en el proyecto hidroeléctrico.

PHA no puede ser fácilmente reemplazado a menos que aceptemos más potencia termoeléctrica o seriamente discutir la opción nuclear, pero ambas opciones son rechazadas por la opinión pública. Al final, probablemente necesitaremos de todas ellas, pero por ahora PHA es sin duda la mejor alternativa, ya que es una fuente de energía segura, limpia, renovable y de bajo costo.