25 de abril de 2011

INFLACION DE LOS ALIMENTOS LLEVA A 18 MIL HOGARES A CAER EN SITUACIÓN DE POBREZA

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

En Chile, entre los años 2006 y 2009, la inflación de los alimentos fue de 33% según datos de la CEPAL.

De acuerdo a un estudio de LyD,  cuando la inflación de alimentos es muy alta, la línea de la pobreza se vuelve más restrictiva (el umbral que define si una persona es pobre o no), ya que este valor se ajusta por la inflación de los alimentos. Conceptualmente se define como indigente a una persona que no es capaz de pagar una canasta de alimentos, y se define como pobre cuando una persona no puede pagar sus necesidades mínimas.

La línea de pobreza se actualiza según la variación de los precios de los alimentos. Pero, para comparar las líneas de pobreza de años distintos en términos reales se usa la variación del IPC. Luego, si la inflación de los alimentos es mayor a la variación del IPC, la línea de la pobreza se vuelve más restrictiva y, por lo tanto, más difícil de superar. Desde la última CASEN hasta ahora, es decir, desde noviembre de 2009 a marzo del 2010, la inflación ha aumentado un 3,9%. En tanto, la inflación de los alimentos lo ha hecho un 5,5%. Estas cifras nos indican que ha aumentado el umbral de la pobreza en términos reales, siendo esta diferencia muy inferior a lo que se vivió entre el 2006 y el 2009.

Por otra parte, para analizar cuánto afectaría el aumento de la inflación de los alimentos en la situación de pobreza de las familias, se utiliza la encuesta CASEN 2009 y si se hace el ejercicio de suponer cuánto aumenta la pobreza si el valor de los alimentos aumenta un 5,5% y el resto de las variables se mantienen igual, el aumento de la línea de la pobreza sería de $ 64.134 a $ 65.109 en la zona urbana y $ 42.242 a $ 42.884 en la zona rural, en pesos de noviembre del 2009.

Con este incremento en la línea de la pobreza, se estima que aproximadamente 79.800 personas más entrarían en situación de pobreza, lo que corresponde a unos 18 mil hogares. No obstante, nuestra visión es más bien positiva. Creemos que las buenas cifras económicas entregadas sobre la creación de empleos y el crecimiento de la economía afectarán positivamente a los ingresos de las familias y esto contrapesará en parte el efecto de la inflación de los alimentos.

Sumado a lo anterior, hay otros esfuerzos direccionados a superar la pobreza, como es el caso del mejoramiento de la Ficha de Protección Social (FPS), que trae consecuencias importantes en la identificación y focalización de las políticas hacia los más necesitados. También hay un importante avance en la evaluación de los programas sociales. De esta forma, es posible evaluar de forma consistente los programas que tienen mayor impacto en la reducción de la pobreza para así potenciarlos. Otro proyecto emblemático es el del Ministerio de Desarrollo Social (MDS), ya que entrega toda la institucionalidad necesaria para llevar a cabo cambios y dividir las responsabilidades. Por último, está el programa del Ingreso Ético Familiar. Durante este año funcionará como bono del ingreso ético sujeto a ciertas condiciones y se espera que en el futuro esté la propuesta definitiva.